Adiós al dinero del Monopoly


No es precisamente nuevo, pero es de los que mejor encaja el paso de los años. El Monopoly, el juego de mesa de toda la vida, se ha puesto al día. El juego, nacido en 1903 y símbolo de la especulación inmobiliaria es un clásico generación tras generación. En todas las ediciones, ya sea la de Madrid, la de Barcelona, la especial de Juegos Olímpicos o la dedicada a Star Wars, hay 22 calles y cuatro estaciones. Eso no cambia, pero sí la mecánica del juego. 
Monopoly se ha puesto al día. Ahora se puede jugar con iPad, iPhone o iOS. Se descarga de la AppStore, se sacar el tablero, se escoge ficha y se tiran los dados. La tableta o móvil se pone en el centro y sirve para, al posar la tarjeta transferir el dinero de alquiler, pagar impuestos… Cada jugador comienza con 15 millones y, poco a poco, la suerte y la astucia le convertirán en un magnate o en un desahuciado. Cada paso por meta pondré 2 millones más en el saldo de la tarjeta. La única limitación es que solo pueden jugar cuatro a la vez. 
Resulta un acierto añadir juegos competitivos entre los jugadores. Le aportar una dosis extra de dinamismo y emoción que se echaba en falta en la edición tradicional. 
David Pogue, el especialista en gadgets del New York Times, también lo ha probado. Parece que le ha gustado la sensación y, sobre todo, dejar de gastar tiempo contando billetitos.

La aplicación, solo para dispositivos iOS, se descarga gratis. El tablero con las fichas y, como no, las tarjetas de crédito se vende por 40 euros.
Confesión: Nunca he conseguido terminar una partida de Monopoly.

leave a reply