Amable manejó cuartos de LMD a su antojo, apoyado por PLD, PRD y PR

Amable Aristy Castro y los funcionarios que le acompañaron en su gestión en la Liga Municipal Dominicana entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2009, comprometieron su responsabilidad al violentar las normas administrativas y financieras establecidas por la Ley 10-04 de la Cámara de Cuentas.

Es la conclusión a la que llegaron los auditores que estudiaron el manejo administrativo de la Liga Municipal Dominicana, de acuerdo con un informe presentado el pasado 3 de septiembre del 2012, como documento definitivo sobre la forma en que se administraron miles de millones de pesos correspondiente a la ley municipal, y que se distribuyen a través del organismo técnico de asesoría de los ayuntamientos.

Los auditores determinaron que hubo “omisiones, inobservancias y falta de cumplimiento de las disposiciones constitucionales, legales, reglamentarias y normativas”, lo que determina la posible responsabilidad penal de los funcionarios que dirigían la LMD, comenzando por su secretario general, el actual senador por la provincia La Altagracia, licenciado Amable Aristy Castro.

La LMD erogó la suma de 34.6 millones de pesos para nómina de personal fijo, sin evidenciar las labores desempeñadas por ese personal en la institución, incluidos en departamentos que no existen

Los demás funcionarios señalados, aparte de Aristy Castro, como responsables de incumplimiento son Josefina Ramos, directora financiera, y Daniel Ureña Mitchell, contador, quienes “no observaron las disposiciones del artículo 48, del Decreto 605-06, que establece el Reglamento Orgánico de Aplicación de la Ley No.126-01 que crea la Dirección General de Contabilidad Gubernamental”.

Los auditores encontraron algunas irregularidades que recaen por completo sobre los funcionarios, como son las siguientes:

Facturas con alteraciones de fechas. Las facturas son de compra de combustible para el helicóptero de la Liga Municipal Dominicana.

Cheques en  tránsito que datan desde el 2007, por un monto de 4.05 millones de pesos, lo que está prohibido por la Ley 2859 de 1951.

Falta de controles internos en el almacén de los materiales de la institución.

Los mobiliarios y equipos de la institución no están protegidos por una póliza de seguro.

La LMD no cuenta con un inventario actualizado de activos adquiridos.

Los vehículos de la LMD no están rotulados y son utilizados por particulares, incluyendo ex regidores, dirigentes de partidos políticos “que no realizan ninguna labor para la entidad, que afecta el patrimonio público”.

Equipos de la LMD se mantienen en calidad de préstamos en el Ayuntamiento de Higüey, sin la existencia de documentos que avalen la entrega de los vehículos, que son Bulldozer, Pala Mecánica, Rodillo, Gradar, motoniveladora y camión autocar.

Pago de alquiler de vehículos sin soporte ni indicación de las labores realizadas con los vehículos alquilados.

Pagos de ayuda a empleados, de compra de medicamentos, ayudas médicas y de servicios funerarios sin soporte documental.

La LMD donó 75.3 millones de pesos para compra de raciones alimenticias para ser obsequiadas, “de las cuales no se obtuvo evidencia que permitiera confirmar los beneficiarios directos de estas donaciones, debido a que los productos eran enviados directamente desde los almacenes de los proveedores hasta los lugares donde se realizaban los referidos operativos”, dice la auditoría.

La LMD realizó desembolsos en el 2009 por la suma de 4.7 millones de pesos por concepto de viáticos fuera del país, de los cuales 2.1 millones no se corresponden con actividades propias de la entidad, incluyendo pago de viajes de los familiares del secretario de la LMD.

La LMD durante todo el 2009 “no ofreció asistencia técnica a los municipios del país en su totalidad, situación confirmada a través de los ayuntamientos.

La LMD erogó la suma de 34.6 millones de pesos para nómina de personal fijo, sin evidenciar las labores desempeñadas por ese personal en la institución, incluidos en departamentos que no existen, como son la Escuela Municipal, Desarrollo Local Juventud, Protocolo, Regional Norte, Medio Ambiente, Asesores Municipales (19.7 millones), Inspectores Municipales, Auxiliares municipales, Supervisión y Servicios Municipales.

En este último caso, la auditoría dice que los 19.7 millones de pesos se pagaron a 21 denominaciones de subsecretarios, los cuales devengan salarios entre los 40 y los 60 mil pesos.

Entre las ayudas a personas incluidas en la nómina de personal hubo donaciones de montos de 40, 50 y 60 mil pesos, “monto que no se corresponde con el concepto de ayuda a personas menesterosas”.

Realización de pagos duplicados en diversas actividades, incluyendo salarios a empleados, nóminas duplicadas.

Ayudas y donaciones concentradas en la provincia La Altagracia, para lo cual se destinaron nada más y nada menos que 149.5 millones de pesos en un solo año. El promedio mensual erogado por ese concepto fue de 12.6 millones de pesos, para un total de 1,710 personas. El 98 por ciento de los beneficios es serie 028, de Higüey, con pagos que oscilan entre los 2 mil y los 22 mil pesos.

La LMD registró aportes a los municipios por 46.7 millones de pesos, pero de ello 31.8 millones fueron a parar a la más privilegiada de las provincias, La Altagracia, donde Karina Aristy, hija de Amable Aristy, es y ha sido alcaldesa.

El 10 de marzo del 2011 la Cámara de Cuentas emitió una resolución, identificando todas las irregularidades detectadas por sus técnicos y diciendo que cumplió con su deber de notificar a todos los departamentos lo que había detectado la investigación a la Liga Municipal Dominicana.

Se refiere a las declaraciones de Vincho Castillo, quien había dicho que en la auditoría se detectaron irregularidades con evidencias para que el Ministerio Público actuara y aplicara la ley.

Fuente: Acento