Amigo le pide a Domínguez Brito renunciar al PLD como Bosch lo hizo al PRD

El ciudadano Pablo Gómez-Borbón, amigo de Francisco Domínguez Brito, le pidió que renuncie al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) como Juan Bosch renunció al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en diciembre de 1973.

Gómez Borbón, que le recuerda a Domínguez Brito las ideas que compartían cuando eran estudiantes, exhorta al Procurador General que, como hizo Bosch, funde una nueva organización política, para lo cual contará con su apoyo y el apoyo de muchos conciudadanos.

Le recuerda que “la corrupción de lo mejor da lo peor”, y le subraya que el PLD ya no existe, que los círculos de estudio se esfumaron y que a la disciplina sucedió el desorden y a la moderación, la rapiña.

“Que el vicio sustituyó la virtud. Que el guía del PLD ya no es Bosch, sino Vincho, según dijo Leonel Fernández hace algún tiempo. El mismo Vincho que se permite las peores bajezas cada vez que tratas de hacer su trabajo, ante el silencio cómplice de Leonel Fernández. El mismo Leonel Fernández que te lo volvió a chubar cuando quisiste investigar a su “hijo” Félix Bautista”, le argumenta.

A continuación la carta

Querido Francisco:

Te escribo con una mezcla de tristeza, indignación y desencanto.

Me consta que eres un hombre honesto. Como le consta a todos los que te conocimos en Los Jardines, en los Grupos en Servicio, en La Salle, en la parroquia. Para mí, tu bonhomía no es un concepto abstracto. He tenido el privilegio de disfrutarla personalmente.

Por eso, verte convertido en el blanco de la ira popular, me produce una gran pena.

Pero al mismo tiempo siento mucha rabia. Porque este embrollo te lo has buscado. Y lo peor de todo, innecesariamente.

Recuerdo cuando entraste al PLD, hace casi treinta años. Eran los tiempos en que hiciste los círculos de estudio en el Comité Máximo Cabral.

Eran los tiempos en que te compraba gustoso la Vanguardia del Pueblo y las boletas de rifas que me vendías. Porque, como muchos, pensaba que el PLD constituía la élite de la clase política dominicana. Hasta mi padre, que siempre fue perredeísta, lo pensaba: “Es el partido más disciplinado”.

Quedándote no te rindes ningún servicio. Tu imagen, tu reputación, saldrá aún más estropeada. Una manzana buena no sana las podridas. Todo lo contrario. Vete

Pero, como decía el Hermano Pedro que decían los romanos, la corrupción de lo mejor da lo peor.

No tengo que decirte que ese partido ya no existe. Que los círculos de estudio se esfumaron. Que a la disciplina sucedió el desorden y a la moderación, la rapiña. Que el vicio sustituyó la virtud.

Que el guía del PLD ya no es Bosch, sino Vincho, según dijo Leonel Fernández hace algún tiempo. El mismo Vincho que se permite las peores bajezas cada vez que tratas de hacer su trabajo, ante el silencio cómplice de Leonel Fernández.

El mismo Leonel Fernández que te lo volvió a chubar cuando quisiste investigar a su “hijo” Félix Bautista. El mismo Leonel por el que metiste la mano en el fuego y por el que te has quemado, en la acepción que le da el pueblo a esta palabra.

Pero, ¿Qué necesidad tenías de hacerlo?¿No pudiste ordenar una investigación seria de la denuncia que te fue presentada? Si sentías que la admiración por tu líder o la pertenencia a tu partido te inhabilitaba para tramitarla, ¿Por qué no te inhibiste o, mejor, por qué no renunciaste, alegando un conflicto de intereses? ¿Qué te llevó a considerar necesaria esa adhesión pública al caudillo, propia de regímenes que creía enterrados? Te confieso que no sé qué pensar. O quizás sí.

Alguna vez alguien me dijo: “Francisco de pendejo sólo tiene la cara”. Y no lo dijo – me parece – por mal. Quería decir que a pesar de la corrección de tus maneras, no eres ingenuo. Que tienes los pies sobre la tierra.

Me parece que tus recientes decisiones se explican por tu pragmatismo. Sé que tu vocación de servicio a la sociedad es auténtica y que es más fácil ejercerla desde el gobierno.

Imagino que habrás pensado que desestimar la denuncia contra Leonel era el justo precio que nuestra democracia debía pagar para que se siguieran sometiendo a otros corruptos como Amable Aristy Castro, por ejemplo (Al final no sé si la reapertura del expediente contra Félix Bautista es de actualidad).

Si es así, te equivocas. Es un precio demasiado alto. Nuestra democracia está exangüe. Estamos cansados de impunidad. Estamos cansados de  que hayan corruptos sometibles y corruptos intocables. Con las vacas sagradas, queremos que se haga un sancocho del cual comer hasta el hartazgo. Anhelamos que alguna vez, algún político comience a anteponer a los intereses de su partido los de la nación. Y una gran parte de la sociedad veía en ti al único (o a uno de los pocos) político con la integridad suficiente para un precedente tan necesario.

Por eso tantos nos sentimos desengañados. Por eso hay tanta virulencia en los ataques que recibes. Ataques a los que me he unido, te lo confieso. Es mi derecho como ciudadano. Pero también mi deber como amigo. Porque estoy seguro que la mayoría de los que te recriminan tu decisión, te apoyaron antes sin reservas. Porque estoy seguro de que entre los jóvenes que protestan, hay muchos que antes veían con buenos ojos tus aspiraciones.

Alguna vez te dije que la mayoría de tus simpatizantes están fuera y no dentro del PLD. Y no recuerdo si te dije o sólo lo pensé, que lo peor que tienes es tu partido, que puedes prescindir de él, ya que nada te aporta, más bien te resta. (Hace años que sueño con un mandatario que gobierne sin necesidad de un la intermediación de un partido).

Fuente: Acento

No sé si leíste aquel ensayo intitulado “Nota sobre la supresión general de los partidos políticos”, de Simone Weil, que te envié una vez por email. Te lo mandé porque leyendo este párrafo – que he adaptado – pensé de inmediato en ti:

“Un político que no sigue su conciencia se miente a sí mismo.

Si un político está decidido a seguir exclusivamente su consciencia, no puede darlo a conocer a su partido. Entonces miente a su partido.

Si en nombre de su partido, un político dice cosas contrarias a la verdad y a la justicia y no lo advierte previamente, miente al pueblo.

De esas tres formas de mentira —al partido, al pueblo, a sí mismo— la primera es con mucho la menos mala. Pero si la pertenencia a un partido obliga siempre y en todos los casos a la mentira, la existencia de los partidos es absolutamente, incondicionalmente, un mal, y deben ser eliminados.”

No soy tan ingenuo como para pensar que será posible disolver nuestros partidos. Sólo puedo citarte el ejemplo de un político que siguió exclusivamente los dictados de su conciencia: Juan Bosch. El Profesor fundó el PRD treinta y pico de años antes. Y cuando llegó el momento de mentirse, prefirió abandonarlo. No botó a nadie. Se fue. Nadó contra corriente. Empezó de nuevo desde cero.

A corto plazo, la decisión de Bosch debió parecer un error, una candidez (Recuerdo que en el 1978 el PLD sacó apenas 17 mil votos).

Pero fíjate que al final su firmeza fue recompensada: Bosch, como Moisés, los condujo a ustedes a las puertas del Palacio Nacional. Sólo a su inmensa integridad le debe Leonel Fernández su ascenso al poder. Y como nada le costó, Leonel lo hizo todo fiesta.

Me disculpas si te doy un consejo que no me has pedido, pero creo que es mi deber, si no de amigo, al menos de ciudadano:

Renuncia del PLD. No dudes en hacerlo. Bosch no dudó entonces. Estoy seguro de que no dudaría ahora. No haces nada ahí, salvo refrendar las bellaquerías de un montón de malhechores.

Quedándote no le rindes ningún servicio a la nación. De nada sirve que aguantes estoicamente, por ejemplo, que Vincho te juzgue por su condición. El PLD no va a cambiar. Cada vez que quieras ascender a una posición en la que tengas libertad para actuar, alguno de tus “compañeros” (pero ¿No comen los peledeístas siempre solos?) con menos escrúpulos y menos virtudes – pero con más plata, eso sí – te vencerá. Como ya te venció en la carrera por las candidaturas vicepresidencial y presidencial.

Quedándote no te rindes ningún servicio. Tu imagen, tu reputación, saldrá aún más estropeada. Una manzana buena no sana las podridas. Todo lo contrario. Vete ¿Es acaso tu vocación terminar de acólito de cínicos que te son inferiores en moral y virtud? ¿Pretendes pasar toda tu vida siendo – nunca mejor dicho – cola de león?

Vete. Cierra ese capítulo.  Olvídate de “servir al partido para servir al pueblo”. Eso es pura propaganda, pura plepla. Nadie puede servir a dos amos.

Vete. No temas. Eres más joven que Bosch lo era en el 73.  Funda tu propio movimiento, donde puedas ser plenamente fiel a tu conciencia, donde no haya el obstáculo de fidelidades malsanas, donde puedas demostrar tu compromiso con la justicia.

Muchos te apoyaremos. Trabajaremos juntos en la construcción de una sociedad mejor. No temas que te acusen de tránsfuga.

Recuerda lo que dijo Churchill, cuando abandonó su partido: “Hay hombres que cambian de partido en nombre de sus ideales; otros cambian de ideales en nombre de su partido”.

Sigue confiado el ejemplo del viejo inglés: La avenida Leonel Fernández no existe – ni existirá nunca – en el centro de Londres.

Vete, Francisco. O si lo prefieres, quédate. Pero, entonces, no cuentes con mi apoyo. Pero sobretodo, no cuentes con el apoyo de los ciudadanos cuya conciencia cívica hoy se despereza.

Un abrazo,

Pablo Gómez-Borbón

leave a reply