Asocian nuevo tratamiento del cáncer mamario con aumento de complicaciones

Un nuevo estudio muestra que una terapia nueva muy utilizada en pacientes con cáncer mamario llamada braquiterapia está asociada con más complicaciones en la herida y en la piel que la radioterapia tradicional.

Aun así, una de cada seis beneficiarias de Medicare, el programa de seguro de salud del Gobierno estadounidense para personas de más de 65 años, recibe la terapia después de la cirugía conservadora de la mama.

“Nos sorprendió mucho comprobar la popularidad de la braquiterapia, dado que no existen pruebas claras de la superioridad de sus resultados”, dijo el doctor Cary P. Gross, de la Facultad de Medicina de Yale University en New Haven (Connecticut).

Los resultados del equipo de Gross aparecen publicados en el Journal of Clinical Oncology.

La radioterapia no da resultado en todas las mujeres, pero muchas veces los médicos la indican para reducir el riesgo de que el cáncer reaparezca.

Habitualmente, toda la mama recibe radiación desde afuera durante varias semanas.

Con la braquiterapia, la radiación se emite desde el interior de la mama. Con el dispositivo MammoSite, por ejemplo, se infla un globo pequeño en la cavidad que queda después de extirpar el tumor, y ese globo emite una dosis alta de radiación en menos de una semana.

Hasta ahora, la terapia se aplicó a más de 50.000 mujeres, según cifras de Hologic, que fabrica el dispositivo.

Pero Gross y sus colegas sostienen que no existe literatura científica lo suficientemente sólida como para demostrar que la braquiterapia es una alternativa segura y efectiva.

Los nuevos resultados surgen de casi 30.000 beneficiarias de Medicare que fueron sometidas a cirugía conservadora en el 2008 o el 2009. El 16 por ciento había recibido braquiterapia, aunque la tasa varió en el país: de ningún caso a más del 70 por ciento de las pacientes en algunas regiones.

“Esto sugiere que hay médicos en algunas regiones con un papel importante en la derivación de las mujeres a la braquiterapia, lo que es muy preocupante”, dijo Gross.

El docto estimó que la radioterapia de toda la mama cuesta unos 6.000 dólares, mientras que Medicare paga unos 12.000 dólares por la braquiterapia.

El 35 por ciento de las mujeres tratadas con braquiterapia tuvo una complicación el año siguiente, generalmente una infección u otro problema asociado con la herida o la piel, comparado con el 18 por ciento de las pacientes tratadas con radioterapia de toda la mama.

Eso quiere decir que por cada 100 mujeres tratadas con radioterapia después de la cirugía, habrá 17 complicaciones más con la braquiterapia que con el tratamiento tradicional.

Hologic no hizo comentarios sobre los resultados del estudio.

TECNOLOGIA SIN PRUEBAS

Los resultados se suman a un estudio del 2010 que demostró que entre el 2001 y el 2006, el uso de la braquiterapia creció de menos del 1 al 10 por ciento de los casos.

Un editorial publicado con el estudio coincide con las dudas de Gross aunque aclara que el estudio es observacional y, por lo tanto, no tan sólido como la comparación de dos tratamientos frente a frente.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama, aunque apenas una minoría muere por la enfermedad.

Luego de una cirugía conservadora hasta el 40 por ciento de las mujeres sufre la reaparición del cáncer, pero eso se puede reducir al 10 por ciento con la radioterapia externa de toda la mama. Los efectos adversos más comunes son inflamación y enrojecimiento.

Fuente: NLM

leave a reply