AstraZeneca cambia de nombre a su vacuna, ahora se llama Vaxzevria

Estados Unidos lideró el martes la inquietud de varios países por un informe respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el origen del covid-19, pidiendo a China que otorgue “total acceso” a sus datos.

El coronavirus detectado por primera vez en humanos en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019 deja ya casi 2,8 millones de muertos en todo el mundo y varios países en América y Europa enfrentan nuevas oleadas de infecciones.

Estados Unidos, el país con más muertos por la pandemia, y 13 de sus aliados reafirmaron su apoyo a la OMS, pero señalaron que la investigación “se retrasó significativamente y no tuvo acceso total a datos y muestras originales”.

Los firmantes de la declaración incluyen a Australia, Canadá, Dinamarca, Estonia, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Noruega, República Checa, Corea del Sur, Eslovenia y Reino Unido.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo una crítica similar durante la presentación oficial del reporte, diciendo que el equipo internacional de expertos enviado a China había tenido “dificultades” para “acceder a los datos originales”.

El informe de esos científicos de la OMS y sus contrapartes chinos, del que la AFP obtuvo una copia el lunes, consideró “de probable a muy probable” que el covid-19 haya saltado de murciélagos a humanos a través de un animal intermediario, en tanto juzgó la fuga de laboratorio una fuente “extremadamente improbable”.

Entre los posibles animales intermediarios figuran el gato doméstico, el conejo, el visón, el pangolín o el tejón turón.

La teoría de Pekín de que el virus no se originó en China sino que se importó en alimentos congelados fue considerada “posible” pero muy improbable.