Biden inicia una transición sin asistencia de Trump

Al negarse a cooperar con su sucesor, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha forzado al presidente electo, Joe Biden, a buscar rodeos inusuales para preparar la lucha contra la creciente amenaza de salud pública y la gestión de los desafíos de seguridad nacional que heredará en apenas nueve semanas.

Biden, que no tiene acceso a las sesiones informativas de inteligencia que suelen recibir los presidentes electos, celebró una reunión virtual el martes con una serie de expertos de inteligencia, defensa y diplomacia.

Ninguno de los expertos forma parte del gobierno estadounidense en este momento, lo que planteó dudas sobre si Biden está recibiendo la información más actualizada sobre los peligros que afronta el país.

La vicepresidenta electa, Kamala Harris, tuvo una reunión más formal el martes como miembro del Comité de Inteligencia del Senado, aunque aún tiene información relativamente limitada sobre las amenazas que encontrará Biden.

Y mientras la peor pandemia en un siglo golpea a Estados Unidos con fuerzas renovadas, el actual gobierno ha impedido que Biden colabore con su equipo de respuesta.

En lugar de eso, los representantes de Biden tienen previsto reunirse directamente esta semana con compañías farmacéuticas para determinar la mejor forma de distribuir al menos dos vacunas prometedoras a cientos de millones de estadounidenses, el mayor desafío logístico que afronta un nuevo presidente en generaciones.

Los planes muestran cómo se está ajustando Biden a una transición marcada por una tensión histórica.