“Cada ladrón juzga por su condición” (Carta a los detractores de las protestas)

En estos días convulsos, en los que el despertar de la juventud dominicana ha dejado a más de uno asombrado en nuestro país, son muchos los que han querido aplicarnos el Valium del amedrentamiento para ponernos a dormir de nuevo.

A esos detractores, que sin lograrlo tratan de descalificar lo que es un movimiento de conciencias y no de voluntades compradas, les aconsejo que sean humildes, que crean en los milagros, que entiendan que sí, que hay aún jóvenes patriotas.

Que esa estirpe, que la corrupción y la deshonra creyó erradicar estaba latente y brotó para dar frente a la arrogancia, al descaro, al mal manejo de los políticos que han ido a servirse y no a servir en los cargos públicos.

Los dominicanos de Miami hemos dado apoyo a las protestas desde las calles norteamericanas, porque también somos isla, porque desde aquí nos duelen nuestras calles, esas que nos vieron jugar cuando pequeños y que ahora con más impuestos a una población que se asfixia en el analfabetismo, el desempleo y la miseria, serán calles más asaltadas que nunca y más peligrosas para los que de manera honrada tendrán que llevar sobre sus hombros, nuevas cargas impuestas por el gobierno.

Así que queden tranquilos, o mejor aún más intranquilos, ahora que saben..que no esperamos un chequecito para funcionar, ahora que los dejamos más desorientados, porque personas como ustedes jamás llegarán a entender que hay gente que sirve por amor

Ese mismo gobierno que nos pide confiar en el y  al que estamos en la mejor disposición de ayudar a cumplir con una buena gestión, siempre y cuando entienda que así como nos pide mirar hacia delante, debe dar el ejemplo sometiendo a los culpables del desastre económico que nos ahoga y tomar en cuenta a todos los sectores del país que puedan aportar soluciones reales a este agujero al que se nos confinó a todos.

Muchos han querido desmeritar las marchas de la isla  y de la diáspora tildándolas de manifestaciones auspiciadas por partidos políticos y más aún, en el caso de Miami hasta llegaron a decir que sectores Neo Trujillistas estaban detrás de  su planificación.

Sepan señores detractores, que puedo entender que cada ladrón juzga por su condición, pero también sepan que por más que les duela, existen aún patriotas a los que se les inculcó desde pequeños ese querer incondicional que se le tiene a la tierra donde dieron sus primeros pasos, que aún hay seres humanos que salen a las calles a protestar por los que no conocen, que aún existen corazones sin avaricia, preparados y no contaminados por la bajeza de la traición a sus convicciones.

Sepan honorables detractores, que muchos ni nos conocíamos y que a través de redes sociales nos hemos encontrado y nos abrazamos a una misma causa, sin importar que partido político nos simpatiza, cuales son nuestros ancestros o nuestras historias personales.

Todos como dominicanos nos hemos puesto de acuerdo, en que la patria necesita nuestras voces, caso inusual entre gente que proviene de un país donde hablar de pelota o de política produce desencuentros.

Ahora bien, tengan también por seguro señores detractores, que quienes propiciaron las protestas en Miami jamás dirán quienes son, porque a la patria no se le pasa factura, solo les diremos que pueden estar seguros, de que  quienes ayudaron a que fuera todo un éxito nuestra protesta, provienen de familias honradas, cuyos padres les enseñaron el valor del trabajo y que por eso aborrecen la corrupción, son personas cuyos ancestros en muchos casos dieron sus vidas por la patria y hasta calles con sus nombres engalanan algunos pueblos de nuestro terruño. Que hoy, muchos años después lo que esos héroes defendieron con balas, sus discípulos defienden armados del teclado, de la planificación y  de la acción pacífica.

Así que queden tranquilos, o mejor aún más intranquilos, ahora que saben que no pueden descalificar las protestas, ahora que su recurso de querer embarrarnos a todos en sus juicios desacertados y serviles no procede, ahora que saben que no esperamos un chequecito para funcionar, ahora que los dejamos más desorientados, porque personas como ustedes jamás llegarán a entender que hay gente que sirve por amor.

(*) Glenda Galán

Glenda Galán, periodista dominicana radicada en Miami.Periodista y escritora dominicana, residente en Miami. Ganadora de un premio Emmy en Miami por su reportaje titulado “7 Días entre musulmanes”, en la categoría de “Reportajes sobre religión”.

Labora para América Te Ve, como productora del programa “A Mano Limpia”. Se ha destacado por dar seguimiento a temas comunitarios, así como por reportajes de investigación sobre diversos temas.

Galán además ha puesto en circulación varias obras de su autoría, entre ellas, “Mar de fugas”, logrando un rotundo éxito dentro de la comunidad hispana.

Es también especialista en Relaciones Públicas, labor que desarrolló durante largos años en su país natal, la República Dominicana, a la cual ha dedicado los premios internacionales que ha recibido por su labor periodística.

Fuente: Acento