Corea del Norte viola sistemáticamente los derechos humanos, según la ONU

EFE

Ginebra

La ONU constató una vez más que las autoridades de Corea del Norte violan de forma sistemática y transversal los derechos humanos básicos de la población, es por ello que solicita que se establezca un mecanismo de investigación estable para documentarlas más extensamente.

Así lo pide en su informe el relator especial de las Naciones Unidas para Corea del Norte, Marzuki Darusman, que ayer presentó ante el Consejo de Derechos Humanos sus últimas averiguaciones.

“La información regular, constante, y creíble que se ha recibido, y los patrones que apuntan, indican la necesidad de un mecanismo de investigación sistemático y bien dotado de recursos que vaya más allá de lo que puede lograr un relator”, explicó Darusman en su discurso ante el Consejo.

“Creo firmemente que un mecanismo de investigación estable (una comisión independiente) podría producir una imagen más completa, cuantificar y calificar las violaciones con respecto a la ley internacional, atribuir responsabilidades y sugerir acciones concretas de la comunidad internacional”, agregó.

El relator recordó que las autoridades norcoreanas no han colaborado con él ni con su predecesor, por lo que no han podido ingresar en el país, y que específicamente han rechazado tanto su mandato como los resultados del mismo, lo que no ha evitado que los dos expertos hayan podido documentar los abusos cometidos.

El texto concluye que las violaciones de las leyes fundamentales en el país asiático son innumerables y que las padecen la gran mayoría de la población.

Entre todos los abusos documentados, Darusman destacó la vulneración del derecho a la alimentación, en particular las consecuencias de las políticas de distribución de alimentos controladas por el Estado, que provoca que haya inmensos niveles de malnutrición.

 Asimismo, el relator rechazó abiertamente el hecho de que las autoridades mantengan la restricción impuesta a la entrada de asistencia humanitaria internacional para hacer frente “a la crisis alimentaria endémica”.

Otro de los abusos documentados es el extenso uso de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, “y en particular las condiciones inhumanas de la privación de libertad”.

Darusman criticó “la detención arbitraria como forma de persecución”, el hecho de que se penalice todo comportamiento que se considere hostil o contrario a la ideología oficial del Gobierno, así como “la ausencia del estado de derecho y de garantías procesales o de un poder judicial independiente”.

El relator no olvidó las amplias y cotidianas “violaciones de los derechos humanos relacionadas con los campamentos de prisioneros”.

“Reviste especial preocupación el hecho de que la sociedad esté dividida en tres grupos diferenciados que se clasifican conforme a su lealtad política hacia el Gobierno”, afirmó.

“El lugar que ocupa una persona en esta jerarquía determina el nivel de acceso que tendrá a los derechos humanos básicos, lo que incluye el acceso a la alimentación, la salud, la educación y la libertad de circulación”, añadió.

Asimismo, el relator lamentó que se aplique “de forma abusiva” la pena de muerte y que las ejecuciones se lleven a cabo públicamente.

Darusman recordó que en Corea del Norte se da una “vulneración generalizada de la libertad de expresión” y criticó que se apliquen estrictas restricciones a la libertad de circulación.

“Muchos de estos abusos, sino todos, pueden constituir crímenes contra la humanidad cometidos como parte de ataques sistemáticos y generalizados contra la población civil”, apostilló el relator.Finalmente, el relator denunció las desapariciones forzadas y el secuestro de ciudadanos extranjeros.

Por su parte, el enviado especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Robert King, y la embajadora estadounidense ante el Consejo, Eileen Chamberlain Donahoe, apoyaron la creación de la comisión de investigación y esgrimieron que aunque ésta tampoco pueda lograr cambios concretos sobre el terreno, sí reforzará la presión sobre el gobierno y mantendrá la atención pública sobre el tema.

“Lo que sucede en Corea del Norte es la situación de violación a los derechos humanos más severa y crónica de todo el planeta”, concluyó la embajadora.

Fuente: Listín Diario.

leave a reply