Dos preguntas a Delio Gómez Ochoa (a propósito de Leonel Fernández)

Querido comandante:

Realmente no sé como empezar este escrito, pues hay quienes dicen que las cosas no deben juzgarse por como terminan (en este caso sin memoria ni dignidad), por eso quise comenzarlo por donde comenzó: en mi admiración a su persona, su determinación y sacrificio al poner en riesgo su vida por un país que no era el suyo.

Su actuación en el 14 de junio de 1959 fue algo que sirvió de inspiración a toda una generación y todavía algunos lo ven como ejemplo.

Por eso me sorprende que hoy, 53 años después, usted acuse de delincuentes a los jóvenes que salen a reclamar sus derechos, sin más armas que un celular y una conexión a internet.

Quizás los ve disminuidos porque usted lo hizo con un fusil, incluso hace referencia a tirarse a la calle a defender a su líder, tal como se lanzó en otra época siguiendo instrucciones del Comandante Castro.

Ya tenía idea de su posición cuando vino a la UASD a hablarnos sobre su héroe Ernesto -Che- Guevara, hace unas semanas, evitando convenientemente los puntos espinosos de los cuales no quiso hablar

Debe recordar, Don Delio, que usted siguió instrucciones de un dictador, para enfrentar a otro dictador. Y no lo hizo pacíficamente como lo hacen estos muchachos, sino que lo hizo fusil en mano, siguiendo instrucciones específicas de un barbudo del que hoy todos conocemos sus nefastos resultados después de 53 años de gobierno.

Sus declaraciones dejan mucho qué desear. Y no me extraña, pues ya tenía idea de su posición cuando vino a la UASD a hablarnos sobre su héroe Ernesto -Che- Guevara, hace unas semanas, evitando convenientemente los puntos espinosos de los cuales no quiso hablar.

Pero volvamos al punto sobre su defensa al Doctor Leonel Fernández. Quien se haya perdido la escena aquí tiene el video:La noticia en detalle: A los “patriotas” leonelistas les “quilla” que los jóvenes usen Twitter (Acento)

Ahora vamos al punto, lo que quiero preguntarle:

¿Con qué moral usted, un extranjero, cuyo mérito fue empuñar un arma por unas horas, viene a darnos lecciones a quienes usamos métodos pacíficos de resistencia?

¿Cómo una persona que disfruta de dos (2) pensiones, automóvil y apartamento, todo cortesía del Estado por esas pocas horas de “servicio” se atreve a insultar a las personas que le pagan su pensión? ¿O quién cree que financia las bondades que usted disfruta? ¿Cree que las paga Leonel?

Por si acaso no quiere responder, le hago otras dos preguntas:

¿Cree que una persona en su posición, que recibió una pensión un día 15 de agosto, el último día de ejercicio de un ex-presidente, puede ufanarse de ponerse como referente?

Mientras se olvida de todo y se hace el loco ¿también se olvida quién fue que le aprobó y asignó tal pensión?

Por si acaso, vamos a hacerle memoria Don Delio:

Recordemos la Ley 196-97 del 1ro. de Octubre de 1997 que otorga pensión de RD$15,000 a Delio Gómez Ochoa

Recordemos la Ley 315-04 del 15 de agosto de 2004 que le otorga pensión de RD$25,000 a Delio Gómez Ochoa

Recordemos que usted abandonó su mochila conteniendo documentos que comprometieron la invasión.

Prefiero decir que fue pésimo militar (para no decir que quizás calié; prefiero dejarlo como héroe, pésimo pero héroe al fin)… Pues un error de ese tipo no se perdona en una expedición militar.

Recordemos que hace apenas un año usted hablaba de lo bien que se siente cada vez que viene a este país, país del cual obtuvo la nacionalidad, pero no reside en su territorio, aunque sí cobra pensión.

Para finalizar, recordemos lo que usted dijo en su visita al SENASA hace menos de un año:

“Corresponde a los jóvenes hacer las transformaciones que requieren los países, ya que se está viviendo en una crisis profunda no solamente económica sino también de valores.” (Delio Gómez Ochoa, citado por Listín Diario el 23 de Agosto de 2011).

Explíqueme Comandante Delio Gómez Ochoa: ¿cómo usted cambia de opinión tan rápido?

Y me disculpa el atrevimiento.

Todo esto no lo digo para sacárselo en cara, realmente me sorprende que usted crea que el país debe juzgar a Leonel por la forma en que lo ha tratado a usted.

Dos pensiones, un apartamento “regalado por Leonel Fernández” y un automóvil “donado por la Dirección de Aduanas” son cosas para agradecer, y lo agradece.

Pero los que pagamos eso no recibimos esos beneficios, ni siquiera recibimos un sistema de salud adecuado (pero a usted se le paga seguro médico) ni tampoco tenemos sistema de transporte adecuado (pero a usted se le regala automóvil).

Sin embargo me molesta mucho, que usted, haya invadido nuestra tierra patrocinado por un gobierno del cual usted mismo huye hoy.

La misma Cuba de los Castro, de la cual usted se desgaritó, fue la que trató de imponernos, no sólo en 1959 sino en los años subsiguientes, hasta hoy.

Y esa Cuba, donde no hay libertad para protestar, ni para escribir un tweet o un post en mi blog, es la que usted patrocinó.

Es curioso que esa Cuba, que se enorgullece de su sistema de salud universal, no pueda proveerle las atenciones médicas que nuestro precario sistema de salud le provee. ¿Y tiene los cojones de defender a conveniencia, los dinosaurios que tanto daño le han hecho a la institucionalidad de nuestros pueblos, como los Castro y los Leonel?

No necesitamos que un grupo de izquierdistas anacrónicos, estancados en 1960 vengan a decirnos ahora lo que debemos hacer, cuando en su momento no supieron hacerlo. Cuando nunca se han podido poner de acuerdo para hacer algo realmente útil, relevante.

¿Tiene idea de la rabia que siento con que usted venga a mi universidad a hablarme maravillas de la revolución cubana mientras viene a mendigar una limosna a un gobierno capitalista y corrupto?

¿Donde diablos esta su dignidad revolucionaria? Y me disculpa el atrevimiento.

Pedir cárcel para quienes protestan no es algo que debería decir Comandante, pues nosotros no estamos en Cuba.

Fuente: Acento

leave a reply