EEUU está al borde del “precipicio fiscal”

El presidente Barack Obama se reencontrará el viernes a los líderes del Congreso en Washington, cuatro días antes de que se produzca el temido “precipicio fiscal”, y sin perspectivas de llegar a un acuerdo para evitar que EEUU registre alzas automáticas de impuestos y recortes del gasto público, en medio del desacuerdo entre demócratas y republicanos.

Obama llegó ayer jueves por la tarde a la Casa Blanca, en donde encontró exactamente la misma situación que cuando viajó a Hawai (en el Pacífico) hace seis días: negociaciones en punto muerto con los republicanos.

Por ello hoy viernes se reunirá con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano, John Boehner, y el jefe de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, indicó un funcionario de la presidencia.

La misma fuente agregó que los aliados demócratas de Obama, el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, y de la minoría en la Cámara, Nancy Pelosi, también son esperados en la sede del Ejecutivo en Washington.

Boehner, que había dado asueto a la Cámara, aunque pidió a los legisladores mantenerse listos para volver en 48 horas, afirmó el miércoles que ahora es el Senado, controlado por los demócratas, que tiene que dar el próximo paso pronunciándose sobre textos ya aprobados por los representantes.

El líder de los demócratas en el Senado, Harry Reid, no se mostró dispuesto a concesiones ayer jueves. Reid dijo que Boehner es responsable del empantanamiento de las conversaciones y se declaró pesimista sobre un acuerdo a tiempo: “Vamos hacia el precipicio (…) y la Cámara no está aquí”.

La oficina del jefe de la mayoría de la Cámara, Eric Cantor, indicó que los integrantes del cuerpo fueron convocados para el domingo por la noche para retomar sus debates sobre los “temas legislativos”, sin mayores precisiones.

 LO QUE EL PRESIDENTE QUIERE  
El presidente, que fue reelecto en noviembre por amplio margen para un segundo período que asumirá el año próximo, y que durante su campaña defendió un incremento de impuestos para los más ricos, ya rechazó las propuestas republicanas. El mandatario consideró que son desequilibradas porque no piden suficientes esfuerzos a los contribuyentes más ricos y reducen el déficit público sobre todo recortando gastos, en gran parte de programas sociales.

Extraido Listin Diario