EL PELIGRO DE CONSUMIR REFRESCOS

El poder que tienen multinacionales de refrescos les permite realizar campañas de publicidad, en las que no se informa a los ciudadanos de los riesgos para la salud que tienen estos refrescos carbonatados, sino que sólo se centran en promover el consumo de la marca.

El consumo habitual puede dar lugar a numerosos problemas para la salud a largo plazo: Mayor riesgo de sufrir osteoporosis. El azúcar que contienen la mayoría de estas bebidas erosiona el esmalte dental, aumentando la incidencia de las caries. Pueden generar trastornos del sueño, como el insomnio. Su consumo excesivo provoca problemas de sobrepeso, mal funcionamiento del hígado y los riñones.

Estas bebidas son adictivas, en especial por la presencia de la cafeína, por lo que cada vez se tiene más necesidad de consumirla. Contienen oxalatos, que pueden originar la aparición de cálculos renales. ADEMAS  La alta presencia de azúcares, aditivos y PH ácido provoca trastornos digestivos, en especial gastritis.

Para muchos se ha convertido en un vicio que ha deteriorado su salud,  que infortunadamente se ha convertido en muertes.

En el 2013 hubo 183 mil muertes relacionadas al consumo de bebidas azucaradas, 133 mil por diabetes tipo dos, 45 mil por enfermedades cardiovasculares y 6,450 por cáncer

Para ponerlo en perspectiva, una lata de 12 onzas de un refresco cualquiera podría contener hasta 10 cucharadas de azúcar y hasta más. Muy por encima de lo que debemos consumir. o sea un refresco contiene el doble de azúcar de lo que una persona de consumir en un día. su ingesta regular de hasta 5 vasos de refresco al día aumenta considerablemente el riesgo a padecer enfermedades graves.

Un dato curioso de la investigación es que tomar bebidas ‘light’ y ‘zero’ conlleva más riesgo que el resto de bebidas azucaradas. El consumo de estas se asocia a un incremento del 26% del riesgo de morir prematuramente. En cambio, el consumo de refrescos convencionales solo aumentaría en 8% el riesgo de muerte prematura.