El púgil Félix Verdejo permanecerá detenido sin fianza en el caso por el asesinato de la joven Keishla Marlen Rodríguez Ortiz

El boxeador se entregó al Negociado Federal de Investigaciones a eso de las 7:59 p.m de ayer. en compañía de su abogado José Fernando Irizarry. Por estos cargos, Secuestro que culminó en una muerte, robo de auto que culminó en una muerte y asesinato de una criatura por nacer. Este último debido a que Keishla Marlen estaba embarazada el deportista podría enfrentar la pena de muerte.

De acuerdo con las declaraciones de uno de los testigos, Verdejo lo contactó y le pidió que le ayudara en la terminación del embarazo de la víctima (Rodríguez Ortiz).
Según el expediente, El boxeador y el testigo se trasladaron a bordo del vehículo negro Dodge Durango propiedad del púgil. La víctima llegó al lugar acordado en su vehículo, una Kia Forte gris y allí se subió a la guagua de Verdejo.

El vocero reseña que Según la declaración, luego de que conversaron, Verdejo le dio un puño a la joven en la cara y se le inyectó una sustancia con una jeringuilla, que fue adquirida en un punto de drogas en el residencial Luis Llorens Torres. Se alega que el boxeador y el testigo le amarraron los pies y los brazos con un alambre. Luego le amarraron un bloque. El testigo tomó las llaves del vehículo Kia y abordó el mismo.

Ambos llegaron al puente Teodoro Moscoso, que atraviesa la laguna San José entre Carolina y Hato Rey. Luego removieron a la víctima de la guagua y fue arrojada al agua, donde hallaron el cuerpo el sábado. Acto seguido, Verdejo le disparó desde el puente.

El 29 de abril el FBI revisó las cámaras de vigilancia del puente Teodoro Moscoso. Confirmando el vinculo del boxeador con la muerte de la joven estilista. El vídeo muestra una guagua oscura, consistente con la de Verdejo, estacionada en el carril de emergencia, y al menos el movimiento de una persona al lado del vehículo. La Policía encontró un casquillo de bala en el puente.

Al detenido se le ocuparon dos pistolas calibre 9mm, pero el calibre de las mismas no es compatible con el casquillo de una bala calibre .40 recuperado en el puente.

Según fuentes policíacas, Eliz Marie Santiago Sierra, la esposa del boxeador Félix (Diamante) Verdejo, fue supuestamente entrevistada y dio una declaración jurada en calidad de testigo.
Keishla era una joven responsable, defensora de los animales, atenta, tranquila, amante del café y allegada a su familia.