Estado gasta 10 millones al año en pensiones de siete actuales funcionarios

Pese a que el gobierno dominicano atraviesa por el peor déficit fiscal de su historia, unos 203 mil millones de pesos, según las últimas cifras del Fondo Monetario Internacional, decenas de funcionarios públicos cobran una y dos pensiones mientras  que se mantienen desempeñando cargos en el Estado.

Siete funcionarios públicos consultados al azar por Acento.com.do reciben una y dos pensiones además de un salario como actuales funcionarios públicos en franca violación a las leyes dominicana.

Tal es el caso del ex presidente de la Junta Central Electoral, Luis Arias Núñez, quien recibe dos pensiones .del Estado dominicano, por sus condiciones de ex presidente de la entidad electoral y en su condición de maestro jubilado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Arias Núñez cobra unos 159 mil 250 pesos por su jubilación en la JCE y 44,309.88  pesos  por su pensión en la UASD para un total de 203 mil 559 pesos.

Esto, sumado al salario que devenga por su cargo actual de embajador de Holanda, que asciende a unos  3,000 dólares.

La ministra de Educación, Josefina Pimentel, que recientemente se aumentó el salario de 185 mil a 300 mil pesos, también recibe una jubilación de 55,579.18 por ser ex maestra de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Leyda Piña es la actual segunda sustituta en el Tribunal Constitucional donde recibe un salario 400 mil 476.66 pesos, sin embargo al mismo tiempo está pensionada en la Junta Central Electoral (JCE) donde recibe unos 125 mil 191 pesos mensuales.

Similar es el caso de Jhon Guiliani quien  actualmente ejerce funciones como juez del Tribunal Superior Electoral devengando un  salario 360 mil pesos mensuales.

Guiliani recibe además un segundo salario del Estado correspondiente a una pensión en la JCE de unos 125 mil 191.30 pesos.

La ministra de Educación Superior Ciencia y Tecnología, Ligia Amada Melo de Cardona,  tiene una jubilación de la UASD de  unos 54 mil 777.91 mensuales, sumado a su salario como actual funcionaria, al que Acento.com.do no pudo tener acceso debido a que la sección trasparecía de la página web del ministerio está fuera de servicio.

Una fuente de entero crédito dijo a Acento.com.do que Ligia Amada Melo también recibe una pensión del  Ministerio de Educación, la cual tampoco se pudo verificar ya que la sección transparencia de ese ministerio también está fuera de servicio.

La ex vicerrectora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD),  Maritza Camacho,  también está doblemente pensionada en el Estado dominicano, de la UASD recibe 144 mil 691.29  pesos al mes, mientras que de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) recibe unos 134 mil 452 pesos cada mes.

Los ex militares Jorge Zorilla Ozuna y Luis Antonio Luna Paulino reciben pensiones del Ministerio de las Fuerzas Amadas al mismo tiempo que devengan salarios como funcionarios públicos.

Zorrilla Ozuna es el actual director de Instituto Nacional de  Estabilización de Precios (INESPRE)  donde devenga un salario 140,000.

Luna Paulino es director de la Defensa Civil, pero su salario no está publicado en el área de transparencia de la entidad, igual que la pensión de las Fuerzas Armadas.

La ley  número 379, que establece un nuevo régimen de Jubilaciones y Pensiones del Estado Dominicano para los Funcionarios y Empleados Públicos, señala en su artículo 11 que “No podrá otorgarse más de una Pensión con fundamento en las disposiciones de esta Ley”.

En ese mismo artículo se establece además que “Cuando un Pensionado o Jubilado vuelva a desempeñar funciones  remuneradas en organismos de la Administración Pública, en instituciones autónomas o en  Entidades  Descentralizadas del Estado, dejará de percibir los beneficios de la Pensión o Jubilación durante el tiempo en que preste  servicios. Sin embargo, esos beneficios le corresponderán de pleno derecho cuando cese el servicio y el tiempo de servicio le será computado y servirá para optar por una mejor categoría en la escala de las Pensiones y Jubilaciones.

Fuente: Acento

leave a reply