24 Julio 2024

Expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández es condenado a 45 años de cárcel

El expresidente hondureño, Juan Orlando Hernández, fue sentenciado este miércoles en Nueva York a 45 años de prisión por asociarse con algunos narcotraficantes que pagaron sobornos durante más de una década para garantizar que más de 400 toneladas de cocaína llegaran a Estados Unidos.

Teleuniverso

El expresidente hondureño, Juan Orlando Hernández, fue sentenciado este miércoles en Nueva York a 45 años de prisión por asociarse con algunos narcotraficantes que pagaron sobornos durante más de una década para garantizar que más de 400 toneladas de cocaína llegaran a Estados Unidos.

Por lo que, el juez P. Kevin Castel condenó a Hernández a 45 años de prisión en Estados Unidos y le impuso una multa de 8 millones de dólares, diciendo que la pena debería servir como advertencia a las personas «bien educadas y bien vestidas» que obtienen poder y piensan que su estatus los aísla de la justicia cuando hacen mal.

Dicho jurado lo condenó en marzo en un tribunal federal de Manhattan después de un juicio de dos semanas, que fue seguido de cerca en su país de origen.

“Soy inocente”, expresó Hernández a través de un intérprete durante su sentencia. “Fui acusado de manera errónea e injusta”.

En una larga declaración improvisada, interrumpida varias veces por el juez, quien le recordó repetidamente que no era el momento de volver a litigar el juicio, Hernández se retrató como un héroe del movimiento contra el narcotráfico que se asoció con las autoridades estadounidenses durante tres administraciones presidenciales de Estados Unidos para reducir las importaciones de drogas.

Pero el juez explicó que las pruebas del juicio demostraron lo contrario y que Hernández empleó “considerables habilidades de actuación” para que pareciera que era un cruzado contra el narcotráfico mientras desplegaba a la policía y al ejército de su nación, cuando era necesario, para proteger el narcotráfico.

Castel llamó a Hernández un “político de dos caras hambriento de poder” que protegía a un grupo selecto de traficantes.

Cuando se anunció la sentencia, Hernández, con gafas y un uniforme de prisión verde apagado, estaba junto a su abogado frente a dos alguaciles estadounidenses. Después de estrechar la mano de su abogado y girarse para señalar con la cabeza hacia la abarrotada sección de espectadores, Hernández salió cojeando de la corte con la ayuda de un bastón y un aparato ortopédico en un pie.

Sin embargo, los fiscales habían pedido una sentencia de cadena perpetua, más 30 años, la misma recomendación de los funcionarios de libertad condicional del tribunal.

Hernández, de 55 años, sirvió dos mandatos como líder de la nación centroamericana de aproximadamente 10 millones de habitantes.

Fue arrestado en su casa de Tegucigalpa, la capital hondureña, tres meses después de dejar el cargo en 2022 y extraditado a EE.UU. en abril de ese año.

Los fiscales estadounidenses expresaron que Hernández trabajó con narcotraficantes ya en 2004, aceptando millones de dólares en sobornos mientras ascendía de congresista rural a presidente del Congreso Nacional y luego al cargo más alto del país.

Hernández reconoció en su testimonio en el juicio que se pagó dinero del narcotráfico a prácticamente todos los partidos políticos de Honduras, pero negó haber aceptado sobornos.

De igual manera, Hernández insistió en su extensa declaración del miércoles en que su juicio fue injusto porque no se le permitió incluir pruebas que hubieran hecho que el jurado lo declarara inocente. Dijo que estaba siendo perseguido por políticos y narcotraficantes.

«Es como si me hubieran arrojado a un río profundo con las manos atadas», expresó.

Entre los testigos del juicio se encontraban traficantes que admitieron su responsabilidad por decenas de asesinatos y dijeron que Hernández era un entusiasta protector de algunos de los traficantes de cocaína más poderosos del mundo, incluido el famoso narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, que cumple cadena perpetua en Estados Unidos.

Durante sus declaraciones, el juez señaló que Guzmán había dado un soborno de 1 millón de dólares en 2013 directamente al hermano de Hernández, Juan Antonio “Tony” Hernández, un excongresista hondureño que fue sentenciado a cadena perpetua en una prisión estadounidense en 2021 en Nueva York por su propia cuenta. condena por cargos de drogas.

Al momento de anunciar la sentencia, Castel habló extensamente sobre las formas en que Hernández había recibido un juicio justo y describió gran parte de las pruebas clave que surgieron en el juicio para demostrar su culpabilidad.

Indicó que Hernández sólo ayudó a los narcotraficantes que ayudaban a sus ambiciones políticas y no todo el tiempo.

“No, era demasiado inteligente para eso”, puntualizó Castel. El juez dijo que Hernández ayudaba a los traficantes siempre que podía.

“Su objetivo número uno era su propia supervivencia política”, dijo Castel.

Más vistas
Recientes