Flujo de bañistas se redujo este año en Boca Chica

Cientos de vacacionistas desafiaron la brisa fresca y la ligera llovizna que se produjo ayer en la capital para trasladarse a las playas y balnearios próximos a la ciudad en el último día de asueto.Aunque este año el flujo de bañistas se redujo considerablemente debido a las condiciones climatológicas, en la playa de Boca Chica decenas de familias y turistas disfrutaban del popular balneario en un ambiente de camaradería.
Es el caso de Rosa Elmos, quien compartía, junto a doce miembros de su familia, un almuerzo y bebidas llevados desde su casa. “Está bien bueno el ambiente, hay mucha seguridad y por un lado es hasta mejor que esté nublado, así uno no se quema tanto”, afirmó la mujer.
Tanto en el trayecto, como en la playa, fue notoria la presencia de un fuerte dispositivo de seguridad compuesto por miembros de la Defensa Civil, la Cruz Roja, la Policía Turística (Politur), la Policía Nacional, la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet), la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y dos helicópteros de Helidosa y la Policía que sobrevolaban la zona.
Ventas disminuyeron
Quienes más apreciaron la baja afluencia de vacacionistas fueron los vendedores de pescado frito, yaniqueques, salvavidas y bebidas alcohólicas, así como los parqueadores de vehículos, que atribuyeron la baja asistencia al mal tiempo. “La venta no ha estado buena este año por la ola de frío que se presentó, y usted ve que la poca gente que está viniendo trae su comida, su bebida y hasta su agua”, sostuvo Dionisio Batista, quien tiene 20 años como camarero en Boca Chica.
Los precios de los servicios de pescado frito se ofertaban entre los 250 a 300 pesos.
Los vendedores también se quejaron de que este año no les fue permitido colocar mesas ni sillas a la orilla de la playa como en ocasiones anteriores, para facilitar la labor de los organismos de socorro.
“Esta ha sido una de las semanas santas más flojas”, se quejó Darío Féliz, vendedor de salvavidas y flotadores.
El mismo panorama se apreció en Juan Dolio y Guayacanes, donde el flujo de bañistas también disminuyó con respecto a años anteriores.
También fue notable la limpieza del entorno gracias a la labor de decenas de voluntarios que, como Orlando Zapata, se empeñaban en la recogida de desperdicios, especialmente botellas de vidrio. “También nos ocupamos de llevar los niños extraviados a la base de operaciones. Hasta ahora el ambiente ha estado bueno, la gente se ha comportado bien y no ha habido problemas”, afirmó.
También se realizaron torneos de voleibol playero y conciertos patrocinados por marcas licoreras.

Gran despliegue de seguridad en las vías

La labor desplegada por los voluntarios de los organismos de socorro y de seguridad en el operativo “Obra Santa 2013” fue evidente en distintos puntos de la ciudad. José Alcántara, subdirector nacional de la Defensa Civil, quien comandaba la unidad de 120 voluntarios, ubicada en el puente Juan Carlos, en la avenida Las Américas, valoró el comportamiento cívico de la ciudadanía que acogió, en gran medida, el llamado a la prudencia hecho por las autoridades.
Reporteros de elCaribe constataron la labor realizada por los agentes de Amet, quienes detenían y desmontaban las personas que se trasportaban en la cama de camionetas y camiones, en violación a la Ley 241.

Fuente: El Caribe.

leave a reply