Fumar en el embarazo está asociado con una reducción de la habilidad para leer

Los bebés que estuvieron expuestos al tabaquismo materno durante la gestación tienen un bajo rendimiento en las pruebas de comprensión de la lectura.

“No es una diferencia pequeña, sino una gran diferencia en la precisión y la comprensión en un momento crítico cuando los niños son evaluados y están empezando a percibir sus capacidades”, dijo el autor principal, doctor Jeffrey Gruen, de Yale University.

En un nuevo estudio, los autores hallaron que los hijos de las mujeres que habían fumado más de un paquete de cigarrillos por día no rendían adecuadamente en las pruebas diseñadas para evaluar la precisión de la lectura en voz alta y la comprensión del texto leído.

Los niños expuestos a altos niveles de nicotina en el útero (por lo menos un paquete de cigarrillos por día) rendían un 21 por ciento menos en esas áreas cognitivas que sus compañeros de aula que eran hijos de mujeres no fumadoras. La diferencia se mantuvo aun tras considerar otros factores, como si los padres les leían cuentos a sus hijos, tenían bajos ingresos o estaban casados.

En otras palabras, entre los alumnos con entornos y niveles educativos similares, los hijos de mujeres fumadoras estarán unos siete lugares por debajo en una clase de 31 niños al evaluar su nivel de precisión y comprensión de la lectura, según dijo el coautor Jan Frijters, de la Universidad Brock, Ontario, Canadá.

El equipo, que publica los resultados en The Journal of Pediatrics, reunió información de más de 5.000 niños participantes del Estudio Longitudinal Avon sobre Padres e Hijos (ALSPC, por su nombre en inglés) que había comenzado en los 90 en Reino Unido. Sólo se utilizó la información de los niños con un CI de 76 o más. Un CI menor que 70 es signo de discapacidad mental.

Los investigadores británicos analizaron las respuestas maternas a cuestionarios realizados antes y después del parto. Esto refuerza la confiabilidad de esa información, según explicó Sam Oh, de University of California, San Francisco, y que no participó del estudio. Si las madres hubiesen conocido los resultados de sus hijos en las pruebas de lectura, inconscientemente habrían respondido un mayor o menos consumo de cigarrillos.

“Para mí, el estudio sugiere que los efectos atribuidos a la exposición intrauterina al humo de cigarrillo podrían atribuirse al entorno uterino y no a las diferencias del ambiente en el que crecen los niños”, indicó Oh por e-mail.

Estudios observacionales grandes como éste describen ciertos patrones, pero no prueban que exista una relación causal directa entre el tabaquismo y el bajo rendimiento en los tests de lectura.

A pesar de las iniciativas de salud pública para desalentar el tabaquismo, los CDC y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos estiman que una de cada seis embarazadas estadounidenses fuma. “Esos son muchos niños”, dijo el doctor Tomá Paus, de la Universidad de Toronto.

Fuente: NLM

leave a reply