Gobierno de EE.UU. defiende reactivación económica a pesar de casos de COVID-19

Dos consejeros económicos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendieron ayer la necesidad de una expeditiva reapertura económica pese a que la pandemia sigue activa y se ha colado incluso en la Casa Blanca.

Los comentarios del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Larry Kudlow, consejero económico presidencial, llegan apenas dos días después de conocerse un récord histórico de desempleo, con una pérdida de 20.5 millones de empleos en abril, y con casos del nuevo coronavirus aún en alza en varios estados.

Además, en los últimos días, dos empleados del “ala oeste”, donde se encuentra la Oficina Oval -un militar al servicio del presidente y la portavoz del vicepresidente Mike Pence dieron positivo al coronavirus, a pesar de las estrictas precauciones sanitarias tomadas allí.

A raíz de estos casos, tres miembros de primera línea de la unidad de crisis de la presidencia encargada de coordinar la lucha contra la COVID-19 decidieron entrar en cuarentena preventiva por su posible exposición al virus.

Entre ellos está el epidemiólogo Anthony Fauci, quien aconseja diariamente a Trump, así como el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, y Stephen Hahn, jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Las personas que se acercan al presidente y al vicepresidente son sometidas continuamente a pruebas de despistaje.