• Lun. Sep 26th, 2022

Eso es lo que se conoce como trastorno facticio, personas que se vuelven muy diestras en fingir enfermedades.

Incluso pueden llegar a desarrollar síntomas y afecciones medicas reales. pero no podemos confundir este trastorno con la hipocondría que es una preocupación excesiva o miedo exagerado por tener alguna enfermedad y aunque puede presentar síntomas físicos, el médico nunca encuentra nada que explique esos síntomas ya que la causa es de origen mental, el paciente simplemente esta somatizando su malestar, es decir , el cuerpo se esta expresando con manifestaciones físicas ante una angustia emocional reprimida.

Contrario al trastorno facticio en donde la persona finge o simula los signos y síntomas médicos o psicológicos. Trata de demostrar de todas las formas posibles que esta padeciendo determinada enfermedad y puede llegar al extremo de provocarse lesiones para convencer a los demás de su padecimiento.

Estos pacientes realizan todo un peregrinaje por médicos especialistas y centros de salud, llegan incluso a utilizar nombres falsos.

Se inventan los síntomas, pero un medico observador puede identificar a estos embaucadores si se detiene a comprobar que la historia clínica no tiene sentido porque no existe ninguna razón medica que evidencie lo que el paciente manifiesta o que simplemente esa enfermedad inventada no sigue el curso habitual de la misma. También puede ser motivo de sospecha una falta de curación sin explicación alguna a pesar del tratamiento indicado, las pruebas de laboratorio contradicen o son inconsistentes con los síntomas presentados por el paciente, se recomienda que el medico requiera expedientes médicos anteriores, conversar con los miembros de la familia para obtener información mas detallada, no seguirle el juego y solo realizar las pruebas necesarias para tratar los posibles problemas físicos que hayan sido autoinfrigidos o autoinducidos.

Pero, porque estos pacientes desean asumir el papel de enfermas?

Recuerden, estamos ante un trastorno que es una alteración en el funcionamiento o equilibrio psíquico o mental de una persona, en donde el paciente pone en practica la exageración, la simulación y la inducción.
es un comportamiento engañoso que puede estar motivado ante la necesidad de que los demás le consideren enfermos , discapacitados… sin importarles que este engaño pueda ponerlos en riesgo ante intervenciones clínicas excesivas.

Cuando en el engaño predominan los signos y síntomas psicológicos el trastorno se vuelve mas difícil de diagnosticar ya que no están presentes las pruebas físicas objetivas y que con frecuencia el mismo trastorno facticio suele ir acompañado de otros trastornos de la personalidad, psicosis, trastornos disociativos , cuadros depresivos.
que hacer?

Frente a las grandes dificultades para establecer el diagnostico y la escasa experiencia en el tratamiento de este trastorno, la única recomendación que podría hacerle es que evite la confrontación “ usted esta inventado, “usted no tiene nada” “ usted se esta provocando esas heridas”, lo único que esta confrontación puede conseguir es la huida del paciente y favorecer la aparición de síntomas psicóticos y de conductas suicidas.

Así es que acuda a un especialista del área psiquiátrica cuando usted o alguien relacionado se obsesiona con la idea de que esta enfermo y los médicos simplemente no le encuentran absolutamente nada .