Iberia anuncia un recorte de 4.500 empleos, el 22% de la plantilla

International Airlines Group (IAG) ha anunciado este viernes “un exhaustivo plan para salvar Iberia, que registra pérdidas récord, y conseguir que vuelva a lograr beneficios”. El plan de transformación de Iberia incluye cambios estructurales permanentes en todas las áreas de negocio de la compañía, con el objetivo de que deje de tener pérdidas y supone un recorte de plantilla de 4.500 empleados, en torno al 22% del total, en uno de los expedientes de regulación de empleo de mayor volumen de la historia de España. La empresa asegura que toma la medida “para salvar alrededor de 15.500 puestos de trabajo”. Iberia se da de plazo hasta el 31 de enero para alcanzar un acuerdo con los sindicatos. Si no hay pacto, amenaza con “decisiones más radicales”, que no detalla.

Las 4.500 bajas que prevé Iberia en su plan de ajuste afectan a un tercio de la plantilla de pilotos: 537 personas de un colectivo de 1.500. El resto de personas incluidas en el ERE son 932 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) y 3.031 empleados de servicios de tierra, según ha adelantado Cinco Días. Además, habrá reducciones salariales, que según fuentes sindicales, oscilarán entre el 25% y el 30%.

Los sindicatos ya temían que el recorte de plantilla se situase entre 4.000 y 6.000 empleados, pero hasta hoy no se ha conocido la cifra concreta, desvelada por la compañía en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Durante esta mañana, la empresa se ha reunido con los diferentes sindicatos de Iberia para explicarles las rebajas de sueldo que propone la compañía.

Los sindicatos al unísono, tanto de personal de vuelo como de tierra, han rechazado frontalmente el plan. Tras mantener un primer encuentro con la dirección, consideran inaceptable y desproporcionado el ajuste, informaron en fuentes sindicales. En un comunicado conjunto, UGT, CC OO y Sepla afimaron: “El plan se basa en el decrecimiento de la empresa y la segregación de los negocios, cargando el fracaso de la gestión en los trabajadores”. Los sindicatos aseguran que las pérdidas de Iberia se deben a la estrategia de la empresa de reducir rutas en favor de Vueling e Iberia Express.

Esta reducción está en línea con los recortes de capacidad y el aumento de productividad en la aerolínea, según la empresa. En realidad, reducirá la capacidad un 15% en 2013 para centrarse en las rutas más rentables, justo en un momento en que acaba de anunciar una opa sobre Vueling para convertirla en una plataforma para operar con bajo coste. Iberia reducirá su flota en 25 aviones, cinco de largo radio y 20 de corto radio.

“Luchando por su supervivencia”

Según el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, “Iberia está luchando por su supervivencia. Pierde dinero en todos sus mercados”. “Tenemos que tomar decisiones duras para salvar la compañía y volver a ser rentables. Si no ponemos en marcha cambios estructurales profundos, el futuro de la compañía es sombrío. Por el contrario, con este plan ponemos las bases para dar la vuelta a la situación y crecer”, ha añadido a través de un comunicado.

Sánchez-Lozano asegura que “la compañía está perdiendo 1,7 millones de euros cada día que pasa“. “La crisis económica en España y en Europa ha afectado a Iberia, pero nuestros problemas son estructurales y anteriores a la situación actual del país”, afirma.

Iberia pretende detener el deterioro de la posición de caja de Iberia a mediados de 2013, mejorar los resultados en al menos 600 millones de euros para 2015, en línea con el objetivo de IAG de alcanzar un retorno sobre el capital del 12% para ese año.

La aerolínea abordará nuevas iniciativas comerciales para incrementar los ingresos unitarios, que incluyen un aumento de las ventas por servicios complementarios y opcionales, y el rediseño de la página web. También suspenderá la actividad de mantenimiento a terceros que no sea rentable y mantendrá solo los servicios de handling que sean rentables fuera del hub de Madrid.

El plan de reestructuración se financiará con recursos propios de Iberia. A corto plazo el plan de se centrará en detener las pérdidas y conseguir que la red sea rentable. En este sentido, “se suspenderán las rutas y las frecuencias que registren pérdidas, a la vez que se garantiza una alimentación eficiente de los vuelos de largo radio que sean rentables”, explica la empresa.

“El plan no solo detendrá el deterioro financiero de Iberia, sino que también hará que el negocio sea viable y crezca generando beneficios a largo plazo. Se transformarán las operaciones de corto y medio radio para competir de forma eficiente con las compañías de bajo coste que se han establecido con éxito en el mercado doméstico de Iberia. El plan supondrá igualmente mejoras globales de productividad y la introducción de ajustes salariales permanentes para lograr una base de costes competitiva y flexible”, añade IAG, matriz del grupo.

Más recortes si no hay acuerdo

Iberia ha fijado el 31 de enero como fecha límite para alcanzar un acuerdo con los sindicatos. “Si no se lograse dicho acuerdo, serán necesarios recortes mayores y una mayor reducción del tamaño y de las operaciones de Iberia, para proteger el tráfico natural de largo radio en Madrid y salvaguardar el futuro de la compañía”, amenaza la empresa.

“El tiempo juega en contra nuestra. Hemos fijado el 31 de enero de 2013 como fecha límite para alcanzar un acuerdo. Vamos a negociar haciendo todos los esfuerzos necesarios, pero si no alcanzamos un acuerdo, tendremos que tomar decisiones más radicales que conllevarán mayores reducciones de capacidad y de empleo”, señala el consejero delegado de Iberia.

El comunicado de IAG también contiene declaraciones atribuidas a Willie Walsh, consejero delegado del grupo: “Queremos que Iberia sea fuerte y tenga éxito. Durante demasiado tiempo, la estrechez de miras y los intereses de unos pocos han dañado el futuro de muchos. No vamos a dudar a la hora de tomar las medidas necesarias para proteger los intereses de nuestros accionistas, clientes y empleados”.

“Este plan de reestructuración es crítico para Iberia y para el futuro de España. Una Iberia fuerte, rentable, puede crear empleo y estimular el turismo, un sector clave para la recuperación económica en España”, añade.

Información de servicio: “Ningún pasajero se quedará en tierra”

Aún es muy pronto para intentar evaluar cuál será el impacto en los usuarios de los planes de restructuración de Iberia, que este viernes ha presentado las líneas generales para una dura reducción de costes que incluye ajustes de plantilla, menos rutas y evaluación de frecuencias. Pero desde la aerolínea garantizan que, en cualquier caso, no afectará a los clientes.

Según el documento que ha presentado el grupo IAG en la CNMV, la aerolínea prevé reducir la capacidad en un 15% en 2013 para centrarse en las rutas rentables. Además, disminuirá la flota en 25 aviones -cinco de largo radio y 20 de corto-.

No obstante, estas son las líneas maestras del plan y todavía no se ha decidido cuáles serán los vuelos afectados, aunque los candidatos son “las rutas y las frecuencias que registren pérdidas”. A modo de ejemplo, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha anunciado en la conferencia con analistas la conexión entre Madrid y Johanesburgo.

En cualquier caso, desde fuentes de la aerolínea han garantizado que ningún pasajero que haya adquirido con antelación su billete para las rutas afectadas por la restructuración “se quedará en tierra”. Para ello, la aerolínea puede recurrir a recolocaciones en otras aerolíneas u ofrecer vuelos no directos.

Fuente: El Pais