Industriales piden reformas profundas en la economía

La industria dominicana enfrenta serios obstáculos que ponen en riesgo su supervivencia y la capacidad generadora de riqueza del país, entre los que se encuentran elevados costos de la energía y el transporte de carga, deficiencias educativas de la mano de obra y burocracia excesiva.

Así lo consideraron los principales dirigentes de la Asociación de Industrias (AIRD), quienes pidieron a las autoridades dominicanas que promuevan un cambio de modelo económico enfocado en incrementar los niveles de productividad y competitividad del país, con el fin de que la industria local pueda enfrentar con éxito los embates de la globalización y así elevar los niveles de bienestar social.

“Hoy exportar no es una opción. Debemos tomar conciencia para que las acciones de los sectores público y privado se orienten hacia una mayor productividad. No podemos perder más tiempo en lograr que la industria dominicana sea la gran fuente de empleos formales que requiere nuestro país”, expresó ayer Ligia Bonetti, presidenta de la AIRD, durante el acto de celebración de los 50 años de esa institución. 

Bonetti señaló que la mejor evidencia de que se necesita un cambio de modelo económico es la destrucción de empleos que se ha producido en la industria en la última década, ya que el número de trabajadores formales de la industria ascendía a 505,000 en el año 2000, mientras que para 2011 solo había 400,000. “Así no podremos cerrar las brechas productivas y sociales en el país”, dijo Bonetti.

Su preocupación en ese sentido se debe a que la creación de empleos en la manufactura representa la generación de más puestos de trabajo en el sector servicios. En cambio, la pérdida de empleos en el sector industrial expande un efecto multiplicador negativo en el resto de la economía y alienta la informalidad. 

Por otro lado, el director ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad (CNC), Andrés Vanderhorst, coincide con los industriales de que los elevados costos de producción son el principal freno de la industria nacional. 

Vanderhorst consideró que se necesita diseñar un sistema fiscal que contemple la estimulación de las exportaciones y la utilización de mano de obra más calificada capaz de elaborar bienes con mayor valor agregado. 

Para el presidente de la Asociación de Industriales de Herrera, Uadi Cano, se necesita trabajar para combatir los monopolios en el transporte de carga, los cuales encarecen el producto final. Además resaltó como otro problema la baja preparación de los empleados y su poca motivación a la hora de desempeñar sus funciones.

Electricidad 
En relación con los problemas eléctricos del país, la empresaria Elena Viyella manifestó su convicción de que el sistema tiene solución y que ella consiste en la apertura de una licitación abierta y transparente antes de que venzan los contratos del Acuerdo de Madrid en 2016, con el fin de realizar inversiones en el sector eléctrico. 

Luego se debe procurar que el sistema ofrezca precios competitivos y que los consumidores paguen sus cuentas. “La obligación de todos es pagar la energía que consumimos y exigir a la vez que el sistema funcione, que las reglas se cumplan y que se cobre realmente la energía servida. Esta es una de las claves para lograr que nuestro país pueda competir”.


OPTIMISMO DEL SECTOR

Pese a las dificultades, Ligia Bonetti consideró que la industria continúa siendo el ancla de la economía dominicana y un importante motor del desarrollo, aportando más ingresos tributarios que cualquier otro sector, el 48% de los ingresos corrientes de divisas, 14% del empleo formal y 23% del Producto Interno Bruto .

“Las políticas públicas deberían tener como trasfondo dotar a un país de las capacidades para producir más y mejor, es decir, elevar su productividad .

Lamentablemente el término de productividad prácticamente no existe en el discurso público dominicano y no constituye un eje articulador de políticas .

Sin embargo, los principales indicadores de crecimiento y de bienestar de los países desarrollados y de aquellos emergentes que están despegando, demuestran que hay una correlación directa con el crecimiento de la productividad” .

Fuente: Listin Diario