Israel reimpone restricciones y el uso de la “tarjeta verde” para actos en espacios cerrados

Los eventos con más de 100 personas que no son al aire libre deberán tener a una persona que vigile el cumplimiento de los requisitos: estar vacunado, haberse recuperado del COVID-19 o presentar un PCR negativo.

Son parte de las restricciones que el Gobierno de Israel reimpuso este miércoles ante el aumento de los casos de coronavirus, que han llegado a cifras máximas desde marzo, incluida la introducción del sistema de “Tarjeta Verde” para el acceso a actos en espacios cerrados.

Este sistema, que ya estuvo en pie a principios de año, contempla la limitación del acceso a estos lugares a personas que se hayan vacunado o se hayan recuperado de la COVID-19, a menos que presenten un resultado negativo de una PCR realizada como mucho 72 horas antes.

El Gobierno ha anunciado una batería de multas en caso de incumplimientos por violar las normas o no usar mascarilla, según ha informado el diario The Times of Israel.

El director general del Ministerio de Sanidad israelí, Najman Ash, expresó este miércoles su apoyo a las restricciones y advirtió que éstas podrían ser insuficientes para hacer frente a la propagación de la variante Delta.

El Ministerio de Sanidad israelí ha indicado hoy a través de su página web que durante las últimas 24 horas se han confirmado 1.400 contagios y un muerto, lo que eleva las cifras totales a 854,981 y 6,452 respectivamente, desde el inicio de la pandemia. Pero en estos momentos hay 8.993 casos activos en el país (casi mil más que el día anterior

Por otra parte, ha señalado que 5.749.420 personas han recibido hasta ahora al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, entre ellas 5.257.265 que cuentan ya con la pauta completa tras recibir la segunda inoculación.