La noche en que Italia declaró a Villa Juana como cuna de Pinocho

Como era de esperarse, un cortejo de yipetas respetables atestaban la marquesina de Telemicro.

Un laborantismo de última hora, caracterizado por una profunda peste a trujillito que despierta de su ego  saca el látigo y ¡slahhh!..Como si todo, a estas alturas, fuera tan fácil.

Su vulnerabilidad, era evidente; el olor a poder siempre es relativo.

En las afueras, fácilmente identificable, el militante-empleado-público que debía estar allí por su ” líder”.

Por si las moscas, era importante buscar un resguardo de audiencia, y entonces fueron a buscar a los pobres diablos y diablas que están en la obligación de hacer cosas por pica pollos.

La mezcla era graciosa, porque entre pobres reclutados, grasas de pica pollo y yipetas oscuras de Blandino presentido (porque todo se queda en la tierra), las pancartas recién hechas destilaban el tinte que en cambio, estaba bien asentado en la cabeza del ex presidente, que para la grabación de su alocución lucía impecable, como en sus mejores tiempos de Pinocho en pañales.

A decir verdad, este ha sido el peor discurso de Leonel Fernández en su vida, porque ha renovado la irritación en la población que convierte a Danilo en víctima temporal, sólo en la mente de los que no piensan

En el fondo, ellos también tuvieron el parque Independencia, reducidos y reburujados entre lúmpenes proletarios y funcionarios asentados de pensiones millonarias. Ese sería su público dividido en dos: los primeros en la calle y los segundos en platea, mientras el ex presidente grababa su discurso (El verbo grabar aquí chorrea a gusto).

Todo estaba preparado como se deseaba. Martes 13, Leonel 8, hagan sus juegos.

Una población, dividida entre la pelota y Telemicro, hacia las 10 de la noche tenía ya informaciones twitteras de una desesperada navegante de la red ciberespacial que osó pedir cordura y tiempo porque “Leonel y Danilo darán las explicaciones”.

Además habló de las manipulaciones a nuestros jóvenes (en ese momento es muy probable que el aparato de hacer lágrimas vagas se disparara), pero Pedro Cabiya, con una cartita, logró aquietarla. Otro twitter perdido, entre miles, para la Vicepresidenta, que fue acribillada en la red, como cuando se echa humo en una colmena, para ahogar a la abejita reina.

Discurso, largo festival de narices largas y mentiras palaciegas

En un ambiente sórdido, cuya estética recordaba justamente los decorados de la televisión italiana, pero llenos de polvos y miserias; muebles viejos como trastos sin destino. Allí pronunció su discurso el ex presidente Leonel Fernández Reyna.

No tenía el rostro del político triunfante, el ruge, ruge. Y algo peor, un lapsus selvático fue cometido por su inseparable maestro. Vinchó lo califico de “leoncito”, que es ya el colmo de la mala suerte en un martes 13.

Arrancan las palabras de Pinocho Villa Juana.

Se marea de nuevo entre millones y millones. Los economistas lo corrigen en las cifras para la capitalización el Banco Central, hace una sopa Campbell de letras y números, le da color y comienza crecer su tono docto y monocorde de media y voz aflautada. Se sentía bien.

Una cámara aérea en el estudio desde arriba, captaba los aplausos que con su sonido intenso daban lecturas a las claves señaladas en el discurso: lambones, escotes, panzas, nada de Yuleidis para la ocasión, pero estaban casi todos y todas, menos Danilo.

Hace una ensalada de países y presión tributaría, nunca revela los privilegios de las poblaciones de esas naciones mencionadas en relación a su contribución fiscal (Suecia, Noruega, Inglaterra Dinamarca).

PinochoVilla Juana se mete a definir el déficit fiscal, y un niño aún, como Pavel Isa, le recuerda que el problema no es el Deficit, “sino la calidad del gasto como resultado de ese déficit”..

La nariz ya tiene una extensión record. Apenas eran las 10 y 15 de la noche. Convirtiendo el martes 13 en 27 de Febrero.

Llega su turno a las carreteras y se lanza una oración de rosario cansina, como esas  botellas de los viejos exámenes de la secundaria, cuando existía.

Obra de Gobierno salvada ¡Ufff! Acto seguido, la parte final que ya implicaba temas morales de derecho y acusación.

En este punto tomó un poco del veneno solícito del intrépido Dr Castillo y se lo inoculó al Dr Guillermo Moreno ¡¡zaaas!!..

Cuentas pendientes quedan en la clandestinidad de los ajustes, que incluye a Domínguez Brito. Que entre abogados te veas, pero Guillermo es uno solo…

Pataleos, gritos, Dios por el medio (lección de Margarita obliga), garganta en cuello para decir que no hubo fraudes y que todo ha estado a pedir de boca.

En esa noche de martes 13, mientras el discurso salía al aire, dos símbolos tenebrosos de la Era de Trujillo tomaban cuerpo:

1) Tarifados vocesndo ¡Dios y Leonel!.

2) Mientras frente a Funglode la noche se hacía larga y los Paleros del difunto Balá, reaparecían como por arte de magia, traídos desde Los Mina, a 200 p/p, para agredir a los manifestantes.

A decir verdad, este ha sido el peor discurso de Leonel Fernández en su vida, porque ha renovado la irritación en la población que convierte a Danilo en víctima temporal, sólo en la mente de los que no piensan.

En el fondo, para la población este es el discurso imaginario de Leonel Fernández. Y como Pinocho cumple ahora 125 años de su aparición, ha ganado Villa Juana el premio para la cuna de Pinocho.

He aquí el final imaginario del Discurso de Pinocho-Villa Juana:

“En consecuencia, a medida que las elucubraciones foráneas masifican la tendencia pretenciosa y arcaica a disentir y discernir, causas provocadas por el gran talante u octanaje, los momentos esdrújulos de los cálculos no tienen vistas claras en un panorama oscuro que, medido al antojo de las densidades, definitivamente ayudarán al país, en todos sus ámbitos, con el extraordinario modelo eurístico, Muchas Gracias”:

Cuando en las redes dijeron que un fragmento del discurso se había fugado, ¡helo ahí, era “cierto!”.

Fuente: Acento

leave a reply