Los pilotos muertos estaban libres y los forzaron a volar la nave, según parientes

SANS SOUCí. Los familiares de los pilotos que fallecieron el pasado domingo cuando el avión en que volaban se precipitó al mar Caribe, aseguraron que éstos fueron forzados a volar la nave.

Mientras el fuselaje del avión Pillán T-35 fue recuperado por varias partes, luego de unas 8 horas de búsqueda, y aunque las Fuerzas Armadas esperan los resultados de las investigaciones,se adelantó ayer que el accidente pudo ser ocasionado por una falla humana.

Los familiares hablaron para los medios en la Funeraria Blandino de la Avenida Sabana Larga, donde los restos son velados desde las 6:00 p.m. de ayer.

Alexander Sánchez, hermano del primer teniente fallecido Rafael E. Sánchez Astacio, dijo que su hermano le comunicó que el domingo estaría libre, debido a que el sábado antes había volado.

Asegura que un alto oficial “le pidió que volara de nuevo”.

Los restos de los pilotos serán sepultados hoy, a la 1:00 p.m., en el Cementerio Parque del Prado, en Guerra.

Mientras, en una nota de prensa, el Ministerio de las Fuerzas Armadas lamentó el hecho, e informó que fue creada una comisión para investigar las causas que provocaron el accidente. “Las apreciaciones inmediatas son de que el accidente parece deberse a una falla humana, pero eso tendrá que determinarlo la Junta Investigadora de Accidentes, en cuyas manos está la responsabilidad de determinar las circunstancias del hecho”, señala.

Rescatan restos de nave

El impacto del avión fue tan fuerte, que su fuselaje quedó dividido en varias partes, las que junto al motor fueron encontrados esparcidos a unos 60 pies de profundidad, lo que dificultó su recuperación, que tardó casi 8 horas.

Así lo explicó el capitán de navío, Benny Batista Castillo, director de Operaciones Navales de la Marina de Guerra, quien estuvo a cargo del rescate de los restos de la aeronave de fabricación chilena, a bordo del Patrullero de Altura buque de insignia Didiez Burgos PA-301. “Como ellos (los periodistas) pueden ver, hay varios pedazos de la aeronave que fueron recuperados en distintos sitios en el fondo del mar, a una profundidad de 50 a 60 pies. Entonces sacar algo del mar no es tan sencillo, y más si se quiere hacer lo más completo posible, para realizar una investigación”, expresó el oficial, al ser consultado vía telefónica por un grupo de periodistas que fueron trasladados ayer en un guardacostas para observar la fase final del operativo.

Tan pronto terminó el rescate, las partes del avión fueron trasladadas a la Base Naval de Sans Soucí, de donde fueron llevados en tres camiones a la Base Aérea de San Isidro para las investigaciones de lugar.

Aunque Batista Castillo alegó que no podía precisar la cantidad de personas que trabajaron, indicó que participaron miembros de la Unidad de Rescate de la Marina de Guerra, de la FAD, la Defensa Civil, el Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Este y la Cruz Roja Dominicana.

Un integrante de la Comisión designada por el jefe de las FF.AA., almirante Sigfrido Pared Pérez, participó observando el operativo. Según explicó el relacionista público de esa institución, coronel Rubén Tiburcio, “la aeronave es una parte esencial para la investigación”.

La Junta investigadora designada por Pared Pérez esta presidida por el mayor General Piloto, Ismael Antonio Alvarado, FAD (DEM), viceministro de las Fuerzas Armadas por la FAD, e integrada por varios coroneles pilotos y tenientes coroneles pilotos. El avión Pillán T-35 y sus tripulantes habían participado el pasado sábado en el Show Aéreo del Caribe.

Tiburcio detalló que los cadáveres, al momento de ser recuperados fueron encontrados amarrados en sus asientos, con sus cascos protectores y paracaídas, y que la cabina se había abierto por el impacto. El avión era uno de los 6 de ese tipo que usaba la FAD para entrenamientos y fue fabricado en el 2009.

Medina da pésame

El presidente Danilo Medina ofreció ayer sus condolencias a los familiares de los pilotos fallecidos.

El mandatario llegó a las 6:40 p.m. a la Funeraria Blandino del Ensanche Ozama, donde estaban siendo velados los restos de los oficiales, y se retiró 15 minutos después. Medina lamentó profundamente la forma en que murieron los dos jóvenes.

Fuente: Diario Libre.