Lula Da Silva es libertado

En Brasil, la Suprema Corte de Justicia echó para atrás una decisión que se había tomado en 2016, por la que un condenado podía estar preso a pesar de tener apelaciones pendientes. Ahora solo puede ser encarcelado quien haya agotado todos los recursos posibles ante la ley. Eso liberó a unos 4800 presos, incluyendo este turpén: el expresidente Lula da Silva (2003-2010). Lula estaba preso desde abril de 2018, con una condena de 8 años y 10 meses por un caso de corrupción.

A pesar de estar trancado, Lula tenía los mejores números en las encuestas para las elecciones del año pasado. Obviamente, desde la cárcel no se puede ser funcionario, y finalmente ganó Jair Bolsonaro. Pero ahora, desde que salió, Lula llamó a la oposición a unirse, y al pueblo a «seguir el ejemplo de Argentina y Chile» (en uno ganó la izquierda del Kirchnerismo, y en el otro las protestas contra el presidente Piñera, de derecha, no paran). También le dijo a Bolsonaro que ahora es que viene duro. Por otro lado, hubo manifestaciones para quejarse de su liberación. No es como que la izquierda brasileña puede celebrar mucho tampoco, porque Lula tiene todavía unos cuantos casos pendientes en la justicia, y existe la posibilidad de que lo manden de nuevo para la cárcel.