Maimón: la tierra deseada

Los argumentos del municipio Puerto Plata por obtener más territorio que hoy pertenecen a Maimón, de la misma provincia, no logran convencer a líderes comunitarios

Santo Domingo

La tranquilidad que ha caracterizado a Maimón, en Puerto Plata, se ha visto sofocada en los últimos meses. La razón se origina en una ley que busca reducir su territorio, devolviendo al municipio cabecera de la provincia comunidades que antes no eran interesantes desde el punto de vista de su capacidad tributaria. Hoy es diferente: el potencial turístico de este pueblo, vigilante de una bahía cargada de historia, tiene perspectivas positivas.

Discordia
 La base del conflicto es la procura de que los territorios La Colorá, que pertenecía al municipio Imbert, y Cambiazo, de Luperón, sean devueltos a los municipios de origen, de los que fueron separados y agregados a Maimón con la promulgación de la ley 314-06 que elevó a esa demarcación de sección a distrito minicipal. Además está la pretensión de la Alcaldía de Puerto Plata de segregar de Maimón la comunidad Maggiolo, a la que pertenece el paraje turístico Cofresí.

La ley, que fue aprobada el martes pasado en el Congreso Nacional, generó una ola de protestas en Maimón que dejó un saldo de 16 heridos, incluyendo al presidente de la Sala Capitular, Ramón Bonilla, y decenas de manifestantes detenidos.

Solo falta la aprobación del poder ejecutivo, por lo que tanto el alcalde de la localidad, Ramón Saldaña, como varios dirigentes comunitarios han pedido al presidente de la República, Danilo Medina, que no aprube la pieza.

De su lado, el alcalde de Puerto Plata, Walter Musa, señaló que el proyecto de ley fue sometido al Congreso por solicitud de las alcaldías de Imbert, Luperón y Puerto Plata, en reclamo de los terrenos que les fueron restados con la aprobación de la ley promulgada en el año 2006.

La pieza ha creado reacciones adversas, que incluyen la del presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, quien advirtió que no se debe festinar la redistribución geopolítica del país, pues en el Congreso cursan alrededor de una decena de proyectos similares. 

Fuente: Listín Diario.