“Me salvaron la vida”: Evo Morales aterriza en México

El avión del presidente depuesto, Evo Morales, aterrizó este martes en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, de la capital mexicana, luego de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador le ha ofrecido asilo político por “razones humanitarias” tras el golpe de Estado en Bolivia.

Bolivia enfrenta los peores disturbios en décadas durante la crisis política surgida después de la renuncia de Evo Morales a la que fue forzado por los militares de su país. La Policía instó a los residentes de La Paz a quedarse en sus casas, mientras las autoridades anunciaron que el Ejército se uniría a la Policía para prevenir una escalada de la violencia.

El renunciante presidente de Bolivia, Evo Morales, indicó que mientras esté vivo continuará luchando por sus ideologías políticas, al tiempo que indicó que su único delito ha sido ideológicamente “anti-imperialista”.

“También quiero decirles hermanas y hermanos, mientras tenga la vida, seguimos en política, mientras tenga la vida sigue la lucha y estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse”, expresó Evo Morales en un discurso al llegar a México.

El ex presidente señaló que en su país han surgido grupos que no respetan la vida, ni la patria,

“Si algo de delito tengo, que es indígena Evo, si algo de pecado tengo, que hemos implementado programas sociales para los más humildes, buscando la igual y la justicia”, añadió el líder indígena a su vez que agradeció a México el haberlo trasladado y preservarle la vida tras la crisis política que atraviesa su país.

Acorralados por las protestas en su contra y abandonados por las fuerzas armadas, la policía e incluso por sus más cercanos colaboradores, el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el vicepresidente, Álvaro García Linera, renunciaron este domingo a sus cargos. El jefe del Ejército, Williams Kaliman, había pedido horas antes su renuncia.