• Mar. Dic 6th, 2022

Precios de la vivienda, resultado del alza en insumos constructivos, costos financieros y mano de obra

Nov 24, 2022
Desde el inicio de la pandemia, los costos de los insumos más importantes que intervienen en la construcción de vivienda fluctuan al alza en República Dominicana. De acuerdo con las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), desde abril de 2020 hasta septiembre de 2022, los precios de algunos materiales tuvieron incrementos netos acumulados entre el 72.96% y el 36.27%.
Al respecto, el ingeniero Alejandro Fondeur, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Viviendas del Cibao (Aprocovici), señaló que “Las reducciones de precios que se presentaron entre agosto y septiembre son mínimas en comparación con los altos costos que varios materiales han experimentado desde 2020; sobre todo aquellos que son pilar en la construcción de la vivienda (…) Por ello, es importante buscar alternativas, ya que el sector sigue atravesando un momento de incertidumbre respecto a los precios”.
Los principales aumentos de precios los experimentaron la madera, la varilla y los materiales eléctricos, y aún con la reducción registrada entre agosto y septiembre de 2022 de -5.96%, -5.52% y -1.32%, respectivamente, tuvieron un incremento neto acumulado en dos años de 72.96% en el precio de la madera, 69.51% en el de la varilla y 63.3% en el material eléctrico.
Una sitación similar se presentó con otros materiales, que a pesar de mostrar una reducción entre agosto-septiembre de 2022 (tubería de PVC -17.4%, pintura -0.75% y revestimientos -0.43%), terminarón con un incremento neto acumulado en dos años de 59.4%, 44.94% y 39.03%, respectivamente.
A este panorama, se suman materiales primordiales para la construcción que desde abril de 2020 no han dejado de subir, como lo son el cemento, que a septiembre de 2022 acumula un incremento del 36.27%, los agregados un 37.03% y las ventanas un 36.87%.
Aumenta en dos años 38.8% Índice de Costos Directos de la Construcción de Vivienda (ICDV).
En este escenario de fluctuaciones en los precios de los materiales y la vivienda, el Índice de Costos Directos de la Construcción de Vivienda (ICDV) han mostrado ser un instrumento de gran utilidad para mostrar la relación entre el comportamiento en los precios de algunos insumos constructivos y el costo de la obra: en tan sólo dos años el
ICDV creció 38.8%, al pasar de 161.83 puntos en abril de 2020 a 224.73 puntos en septiembre de 2022.
Otros factores que inciden en costo final de la vivienda
Aunado a los costos directos de materias primas, hay factores adicionales que presionan el precio de la vivienda, tal es el caso del aumento en las tasas de interés de los préstamos interinos, que en meses recientes han tenido un aumento en promedio de 35.63%, lo que encareció el costo de la construcción de las viviendas 1.61% y, al no ser un Costo Directo, no se refleja en las estadísticas del ICDV.
Otro factor es el aumento en el salario, pues de acuerdo con la ONE, el salario mínimo de la mano de obra en la industria aumentó 21.75%, aunque la realidad es que los incrementos en este rubro han sido por encima del 25%.
Medidas necesarias
Alejandro Fondeur, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Viviendas del Cibao (APROCOVICI), destacó la necesidad de explorar medidas a favor del sector dominicano, no solo para los desarrolladores, sino también para los que adquieren viviendas.
“Si bien, la compra de una casa es una inversión patrimonial que gana valor, las alzas en los precios podrían convertirse en obstaculo que limiten su accesibilidad (…) de ahí que resulta necesario construir una agenda conjunta entre autoridades, industriales, banqueros importadores y suplidores, para explorar estrategias que ayuden a gestionar los efectos de esta alza inusitada de precios en la entidad constructora”, agregó el Ing. Fondeur presidente de la APROCOVICI.

Hacer frente a la situación que hoy atraviesa el sector constructivo, cruza por una convocatoria amplia, que desde una perspectiva transversal explore una agenda mínima que contemple el acceso a financiamientos con tasas preferenciales para constructores y compradores, estímulos para la reducción de costos de importación de materia prima, el diseño de instrumentos financieros que ofrezcan certidumbre a los desarrolladores y compradores ante situaciones contingentes, entre otros.