Presión fiscal ha sido de 11.9% en 30 años

La presión fiscal de República Dominicana durante los últimos 30 años registra la más baja evolución de la región de América Latina, al registrar un promedio de sólo 11.9% durante ese período.

La información está contenida en un estudio sobre Impuesto y Evasión Fiscal en República Dominicana”, realizado en  2010 por el economista Nelson Suárez, para el Centro de Estudios Sociales Padre Juan Montalvo, en el cual se destaca la importancia de corregir la regresividad de impuestos en el país en vista de que, al igual que todos los Estados del mundo, el dominicano requiere de recursos para cumplir sus funciones.

En términos de comportamiento, en el estudio se destaca que el sistema tributario dominicano se ha caracterizado por su regresividad  y poco impacto redistributivo, y que está basado en impuestos indirectos.

El Impuesto Sobre la Renta (ISR) se caracteriza por ser de mayor progresividad y efecto redistributivo, pero en el país tiene el agravante de que el 20% del tributo es aportado por la renta de los asalariados.

De igual modo, impuestos al patrimonio y a la propiedad sólo han contribuido con un 2.5% de los ingresos tributarios durante la última década, a pesar de que tambien se enmarcan en los tributos redistributivos.

Para el período 2005-2007 el promedio de la carga tributaria en America Latina y el Caribe era de 18.6% del PIB y de República Dominicana era del 15.2%, al pasar de 10 a 15.2%, lo cual evidencia que “el promedio de la presión tributaria del pais en los últimos 30 años ha sido de 11.9% del PIB, mostrando su nivel más bajo en 1982 con un 8.3% del PIB y su punto más alto en 2007, con un 15.5% del PIB”.

En tanto que, si la carga tributaria de RD se compara con la de países desarrollados la brecha es significativa, “oscilando entre 20 y 30 puntos porcentuales del PIB”.

En ese contexto, en el estudio se exhorta a elevar la carga tributaria en alrededor de un 5% del PIB, siempre que se haga sobre la base de la ampliación de los impuestos directos, introduciendo mayor progresividad al sistema impositivo por medio de la renta, especialmente de las personas; al patrimonio y las riquezas, conjuntamente con medidas que reduzcan la evasión, elimene exenciones y exoneraciones y los incentivos que benefician a grupos de altas rentas.

Con estas medidas, dice, se podrá elevar el gasto social y reducir la pobreza.

Extraido Listin Diario