Procurador dice narcotráfico no intimidará a los investigadores

Tras la amenaza de muerte confirmada a la procuradora adjunta Gisela Cueto, el Procurador General de la República advirtió que el Ministerio Público no se dejarán amedrentar por el narcotráfico ni el crimen organizado.

Francisco Domínguez Brito expresó que ya el Ministerio Público perdió un fiscal, por lo que no permitirán que a la procuradora Gisela Cueto ni a ningún otro miembro le suceda nada.

“No vamos a evadir nuestra responsabilidad y cualquier amenaza contra la magistrada Gisela Cueto, es asumida como una amenaza contra todo el Ministerio Público”… porque somos un solo cuerpo. Seguiremos trabajando sin importar lo que digan, ni lo que pase”, aseguró Domínguez Brito.

Las amenazas a la directora del departamento de extradiciones de la Procuraduría General de la República, Gisela Cueto González, se hicieron públicas durante audiencia en  la Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia.

De acuerdo con la investigación, el acusado habría contratado cuatro personas, armados con fusiles M-16, de más de 100 cápsulas y vestidos de policías que interceptarían a Cueto en un supuesto “puesto de chequeo”.

“Con la expectativa que no lo extraditen, él quiere cometer  un hecho tan grande como quitarle la vida a Gisela Cueto, que tiene 36 años de ejercicio, 65 de edad y una hoja de servicio intachable”, explicó Cueto.

Durante el conocimiento de la audiencia de extradición de Iván Miguel Tineo Paulino, la magistrada ofreció la información a los medios de comunicación que cubren el caso en el Palacio de Justicia del Centro de lo Héroes.

“Recibimos la información de al menos tres fuentes corroboradas, bueno él tiene las expectativas de que el convenio dice que hasta tanto el acusado tenga un proceso pendiente aquí, no podrá ser extraditado. Tiene terror de que lo extraditen”, insistió la magistrada.

Tineo Paulino es el presunto jefe del llamado “Cartel del Cibao” y fue solicitado en extradición por los Estado Unidos para ser juzgado por narcotráfico y asociación ilícita para cometer asaltos a mano armada, entre otros crímenes.

El alegado capo usaba el nombre falso Miguel Benedicto Goris González, que actualmente se encuentra preso en la celda de extraditables de la cárcel de Najayo desde marzo de 2011.

 Fuente: Acento