¿Qué tentaciones son más irresistibles?

Un estudio publicado en la revista Psychological Science, creado por las universidades de Chicago, Minnesota y Florida (Estados Unidos), describe los impulsos a los que más nos cuesta resistirnos. Y demuestra cómo, por nuestro poder de autocontrol, actuamos de manera contraria a la que realmente deseamos.  
El reporte incluye información de 205 adultos de entre 18 y 55 años que viven en Alemania. Ellos completaron, durante una semana, 7.827 cuestionarios con todo lo que iban deseando. Después de chequear los resultados, los investigadores concluyeron que resulta imposible negarse a:
* La necesidad de mirar el teléfono celular.
* Consultar el correo electrónico para ver si hay un nuevo asunto de trabajo.
* Mirar las actualizaciones de las redes sociales.
Entre el deseo y la acción: el autocontrol
El estudio analizó los deseos que sentimos con más intensidad. Y, ahí sí, aparecen en los primeros puestos las ganas de dormir, de tener sexo, de relajarse, de hacer compras y de comer. Son las aspiraciones que generan más conflicto y resistencia, es decir, nos autocontrolamos para no concretarlas.
Hubo algunas sorpresas. Por ejemplo, que las ganas de dormir aparecen en cualquier momento del día (y no sólo a la mañana o a la noche) y que el consumo de tabaco, alcohol y café, aunque son sustancias que consideramos adictivas, generan un deseo débil y no son irresistibles.  
El trabajo también aparecía entre los deseos aunque, como era de suponer, por debajo de los mayores placeres. El tema es que a los participantes del estudio les costó mucho resistir el deseo a trabajar o a usar redes sociales. En contraste, pudieron resistir la participación en deportes, los impulsos sexuales y las ganas de gastar dinero.
“Estos resultados sugieren una lucha entre la inclinación natural a descansar y a relajarse y la tensión permanente que generan el trabajo y las obligaciones de la vida cotidiana”, resume Wilhelm Hofmann, coautor del estudio.
 
Extraido: Entre Mujeres / Clarín