Republicanos siguen su rechazo a pasaporte de vacunados

Pasaportes de vacunas que están siendo creados en partes de Estados Unidos para verificar el estatus de inmunización y permitir que las personas inoculadas puedan viajar, comprar y cenar más fácilmente se han vuelto un punto de contención en las perpetuas guerras políticas en el país, con los republicanos diciendo que son una intrusión en las libertades personales y las decisiones privadas de salud.

En estos momentos, los pasaportes existen solamente en un estado — una asociación limitada del gobierno de Nueva York con una compañía privada — pero eso no ha impedido que los legisladores republicanos en un puñado de estados se apresuren a presentar una serie de propuestas legislativas para prohibir su uso.

La discusión sobre si los pasaportes son una respuesta sensata a la pandemia o una extralimitación del gobierno es similar a duras disputas en el último año sobre las mascarillas, las órdenes de cierres e incluso las propias vacunas.