Se agudiza conflicto en la frontera por entrada de haitianos

El cierre para impedir el regreso de más de mil haitianos, que trabajan en plantaciones agrícolas, se agudizó ayer tras la amenaza de los afectados, de permanecer en vigilia en el puente fronterizo.El sacerdote Regino Martínez, la senadora, Sonia Mateo y sectores del comercio acusan al director de Migración, José Ricardo Taveras, de no querer dar la cara ante la problemática y hasta negarse a tomar las llamadas telefónicas. Mateo y Martínez critican el uso de la fuerza con cascos negros y militares, que según dicen han maltratado físicamente a los inmigrantes, y cuestionan que prefieran operar en la irregularidad con el cobro de peajes para permitir el paso.
La tensa situación que pudiera desarrollarse puede afectar el mercado binacional entre haitianos y dominicanos, que mueve entre 15 y 20 millones de pesos. 
“Este tipo de situaciones solo hacen perjudicar al comercio que es de lo único que vivimos. Esperamos que lo más rápido posible Migración dé la cara”, apuntó el alcalde del municipio, Miguel Humberto Tatis.
En vigilia permanente
Por segundo día, los afectados por la medida de Migración se mantienen en vigilia en espera de una solución, mientras, desde distintas comunidades del Cibao, eran llevados indocumentados en camiones y autobuses para ser repatriados hacia Haití. 
Miles de compradores y estudiantes haitianos tuvieron que permanecer del lado haitiano de Juana Méndez y solo unos pocos con su pasaporte al día pudieron ingresar a territorio dominicano. 
La mayoría de los obreros afectados trabajan en plantaciones de arroz, guineo y tomate. El cierre fronterizo impidió, además, el paso de las patanas y camiones que transportan productos hacia Haití, afectando a miles de personas beneficiadas por este comercio. 
El cura Martínez denunció que como parte de las violaciones a los derechos  humanos, una niña de apenas meses de nacida murió cuando su madre intentaba penetrar a territorio dominicano sufrieron un accidente en una motocicleta en medio de una persecución a un motoconchista. Dijo que de los 1,080 afectados, al menos 250 tienen visas vencidas, debido a que el impuesto colocado por la Dirección de Migración es muy alto y tan solo sin salir deben pagar 800 pesos. “Cuando los pasaportes se sacan en República Dominicana hay que pagar 2,500 pesos de impuestos, además de los 180 dólares de visa y 20 por el cruce de frontera, son más de 200 dólares, una cantidad muy alta para mantenerse al día”, adujo el religioso.

Piden buscar una salida a este nuevo impasse

El gobernador para el departamento nordeste de Haití, Rigaud Charles, y la cónsul haitiana en el país, Therese Longranm, entienden que debe arribarse a un acuerdo que permita el paso de los trabajadores agrícolas. 
Esperan que Migración busque una solución al impasse y esperan un encuentro con las autoridades migratorias dominicanas. Creen factible la propuesta del padre Regino para entregar el documento a los obreros cada cierto tiempo.

Extraido El caribe

 

leave a reply