Siemens: La crisis de Europa todavía no ha afectado a Latinoamérica

La crisis de endeudamiento de Europa todavía no ha afectado a Latinoamérica, pero podría hacerlo en caso de que se convierta en una crisis de medio o largo plazo, dijo a Efe en una entrevista el director de Siemens para Sudamérica, sin Brasil, Daniel Fernández.

Fernández consideró, durante las Jornadas de Latinoamérica que se celebran en la ciudad alemana de Maguncia, que “al día de hoy no hemos visto un impacto mencionable; podrá haber casos específicos, pero en términos generales Latinoamérica tiene una posición muy robusta”.
No obstante, esto puede cambiar si la crisis europea se convierte en una crisis de larga duración porque afectaría a la economía y a Latinoamérica con una caída de inversiones y una reducción de la demanda de productos fabricados en la región que obligaría a recortar la producción, según Fernández.
Siemens prevé tener un fuerte crecimiento en todos los países de Latinoamérica siempre que las condiciones permitan hacer negocios seguros, lo que puede suponer entre 50 y 100 millones de dólares anuales, según Fernández.
Europa no es actualmente uno de los principales inversores en América Latina.
“Desde la distancia parece que la gestión de la crisis de Europa va lento, y parece ser muy complicado, pero creo entender la complejidad y es admirable que tengamos ese deseo de mantener una Europa viva porque sólo si somos un bloque importante y grande en el mundo vamos a poder competir con los otros”, dijo Fernández.
El presidente de Siemens para Sudamérica, sin Brasil, opinó “que un país europeo individual contra China no tiene nada que decir, pero una Europa contra China, sí.”
Preguntado por la resolución de la crisis de endeudamiento de Europa, Fernández enfatizó que “la disciplina sobre el gasto es una parte fundamental que hay que mantener, muy difícil de aceptarlo; al final es pagar la factura de la falta de disciplina que se ha tenido en los últimos años. Es difícil generalizar, pero normalmente creo que uno bien sabe si se le ha pasado la mano en el pasado en cuanto a gastos o estilo de vida”.
El tipo de cambio es el gran “desafío actualmente para los países latinoamericanos”, dijo el directivo de Siemens.
Explicó que “el real brasileño tiene un tipo de cambio desde hace años que convierte a Brasil un país de alto costo para exportar”.
“Brasil con la demanda interna sigue atrayendo inversiones y eso crea la industria, pero como país de exportación ha llegado a sus límites porque el nivel de costo es demasiado alto para ser competitivo”, dijo Fernández.
Ese efecto se observa ya en Colombia, donde el peso colombiano ha sido revaluado contra el dólar y el euro aproximadamente algo más de un 20 % en tres años y casi un 10 % contra el euro en los últimos diez meses.
Esto es un gran desafío para la industria colombiana para poder exportar a mercados donde los precios se definen en dólares y euros.
“La estrategia de Siemens contempla los mercados a nivel mundial y se busca la mejor solución. Eso significa que si una inversión es hoy atractiva en Latinoamérica y pasado mañana ya no lo es, adaptaremos nuestra estrategia de inversión a medio y largo plazo”, dijo Fernández.
En el caso de la industria siderúrgica de Colombia ya ha tenido efectos, porque se han perdido ventajas competitivas del pasado.
Asimismo, “la falta de infraestructura en Colombia no nos ha permitido transportar componentes más grandes por carretera a un precio de mercado competitivo, y se han dejado de fabricar”.
“Hasta ahora hemos creado la conciencia absoluta de la necesidad y ahora viene la fase de implementar las inversiones, ojalá lo más rápido posible, para mejorar las infraestructuras de transporte”, según Fernández.
El problema de seguridad en Colombia ya no es lo que era antes y en la mayor parte del territorio nacional se puede transitar de forma normal, como en otros países de Latinoamérica; obviamente hay zonas remotas de mayor riesgo, pero son asuntos específicos, como algunos pozos petroleros, consideró Fernández. EFE

Fuente: Acento