Siguen las protestas en Haití

En Haití continúan las protestas pese al llamado a la paz que hizo el mandatario en Puerto Príncipe. La zona fronteriza, como es costumbre, fue reforzada para que lo que sea que pase allá no salpique para este lado. Eso sí, faltó gente en el mercado binacional de Dajabón y eso sí le da duro a ambas economías en esa zona. Los dominicanos que trabajan en el consulado de Juana Méndez (Ouanaminthe o Wanament), tuvieron que decir ¡recojan! y arrancaron para este lado justo antes de que cerraran la frontera. Y los que quieran ir para allá en estos días están feos para la foto, porque varios vuelos desde R.D. hacia Haití se cancelaron, y no se sabe si se van a poder retomar de una vez.

¿EN VERDAD HAITÍ ES TAN POBRE?
Más de lo que te imaginas. Es el país más pobre de este lado del mundo. Con una población cerca de los 11 millones (igual que nosotros), el 59% de la población vive por debajo de la línea de pobreza, el 40% no tiene trabajo (el 4to peor del mundo), y el 40% es analfabeto.

¿POR QUÉ ES TANTA POBREZA?
«Saint-Domingue» era «la perla de las antillas» y llegó a ser una de las colonias más ricas del mundo, pero ese es el origen de su pobreza. Eran colonia francesa, a quienes solo les interesaba la producción económica, que llevó la explotación y destrucción de la tierra por sembrar lo mismo año tras año. También tenían explotados a los más de medio millón de esclavos, que se rebelaron y en el 1804 se independizaron, siendo la primera colonia de negros del mundo en ser independiente.

¿POR QUÉ NOSOTROS NO CORRIMOS LA MISMA SUERTE?
Porque los españoles, que tenían el lado de Santo Domingo, manejaron ese asunto mejor. Aparte de que tenían mucho menos esclavos y no explotaron la tierra, ellos tenían un mejor sistema político y social, y se enfocaron en buscar oro en otros países de América, haciendo una sociedad más sostenible a largo plazo.

¿POR QUÉ HAITÍ NO SE HA VUELTO A RECUPERAR?
20 años después de la independencia, Francia volvió a pedirles el equivalente a unos 20 000 millones como pago por su independencia y por las cosas con que se habían quedado. Ellos lo terminaron de pagar, pero desde ahí la economía nunca se paró en tierra firme. Sin una tierra que produzca y un sistema político que funcione, falta mucho tiempo y trabajo para que la piña deje de estar agria.