Situación política de Haití se agrava

Sumergido en una gravísima crisis política desde hace meses, y bajo protestas violentas hace ya 5 semanas. El presidente Jovenel Moïse, que ni siquiera ha podido nombrar un primer ministro, está en la cuerda floja y a punto de caerse. Como el país está prácticamente parado, los expertos economistas estiman que el Estado ha perdido unos 50 millones de dólares; que es todo el dinero del mundo, tomando en cuenta que la economía de Haití es la más pobre de toda América y de todo el hemisferio occidental.

Y ahora, para ponerle la tapa al pomo, el Consejo de Seguridad de la ONU sacó oficialmente sus tropas, que estaban ahí desde el 2004 buscando una paz que nunca lograron. En 2017, sustituyeron la Minustah (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) por una más pequeña, la Minujusth (Misión de Apoyo a la Justicia de las Naciones Unidas en Haití), que se ha concentrado más en tratar de ayudar a la Policía haitiana a hacer mejor trabajo. A partir de ayer, lo que dejaron fue una Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (Binuh), que tiene como misión «fortalecer la estabilidad política y la gobernancia a través del diálogo nacional». Suerte con eso.