Testosterona y Viagra no son un "combo ganador" contra disfunción eréctil

Un estudio demuestra que la combinación de un gel con testosterona con Viagra no refuerza la acción de la pequeña pildora azul.

El doctor Matthew Spitzer, autor principal del estudio, aclaró que el uso de testosterona se suele indicar para los pacientes con bajos niveles de testosterona y síntomas como disminución del deseo sexual o pérdida de masa ósea o muscular.

Pero el médico, miembro de la Facultad de Medicina de Boston University, aseguró que “cada vez son más los pacientes a los que se les receta y utilizan esos medicamentos”.

Spitzer recordó que estudios previos habían sugerido que entre una cuarta y una tercera parte de los hombres con disfunción eréctil (DE) tienen bajos niveles de testosterona. No todos los especialistas coinciden en el punto de corte que define un bajo nivel de la hormona

Ahora, el equipo de Spitzer halló que un ciclo de tratamiento con citrato de sildenafilo (Viagra) mejoró el rendimiento sexual de un grupo de varones con ambos trastornos. Sin embargo, su combinación con testosterona no brindó beneficios adicionales.

El estudio incluyó a 140 hombres de entre 40 y 70 años, a los que se les indicó usar 50 o 100 mg de Viagra antes de tener relaciones sexuales.

Después de entre tres y siete semanas, el equipo organizó dos grupos. Al azar, un grupo comenzó a utilizar también un gel con testosterona (Testim) todos los días y el otro grupo, un gel placebo.

Con el uso del Viagra únicamente, los participantes mostraron una mejoría de la función eréctil en una escala estandarizada (un valor de 11-16 puntos indica una DE “moderada” y un valor de 17-21 una DE “leve a moderada”, mientras que 30 puntos revela ausencia de trastornos de erección).

Con el Viagra, la función eréctil de participantes aumentó de 12,1 a 19,8 puntos y también subieron los niveles de testosterona, según publica el Annals of Internal Medicine.

En los participantes que luego aplicaron el gel medicado, los niveles de testosterona volvieron a aumentar significativamente. Pero ni ellos ni los que habían utilizado el gel placebo mostraron otros cambios en la función eréctil durante los tres meses posteriores.

Tampoco hubo diferencia entre los grupos en los resultados de la evaluación del deseo sexual, el orgasmo y la frecuencia de las relaciones sexuales.

Auxilium Pharmaceuticals facilitó el gel con testosterona, y Pfizer el Viagra.

Spitzer aclaró que el equipo no indagó en los efectos del uso de testosterona sin Viagra y que es posible que el gel refuerce la función sexual si se lo compara con ninguna intervención. Además, la hormona tendría otros efectos en la salud, como el aumento de la fuerza y la composición corporal.

“Esto no significa que si un hombre tiene síntomas de deficiencia de andrógenos o hipogonadismo (baja producción hormonal en los testículos), no mejorará con la testosterona”, dijo el doctor Alvin Matsumoto, gerontólogo de la Facultad de Medicina de University of Washington y del Sistema de Salud del Departamento de Veteranos de Puget Sound, Seattle, y que no participó del estudio.

“Lo que no sabemos es si el uso de testosterona ayudaría a un paciente que no responde al sildenafil y tiene bajos niveles de la hormona”, planteó.

No todos los hombres mejoran con fármacos similares al Viagra. Matsumoto opinó que el nuevo estudio “no nos dice cómo tratar a un paciente”.

Fuente: NLM