Tope al comercio global de armas

ES EL PRIMERO QUE REGLAMENTA LA VENTA DE ARMAS, DE UNOS 60,000 MILLONES DE DÓLARES

AFP
Nueva York

La Asamblea General de la ONU adoptó ayer martes en Nueva York el primer tratado que reglamenta el comercio internacional de armas clásicas, pese a la abstención de algunos de los mayores actores de este mercado.

El tratado, una propuesta original de Costa Rica, fue aprobado por una fuerte mayoría de 154 votos a favor, 3 en contra (Siria, Corea del Norte e Irán) y 23 abstenciones, entre estas últimas las de Rusia, China, India y los países latinoamericanos del ALBA.

Este tratado es el primero que reglamenta la venta de armas convencionales, un mercado de unos 60,000 millones de dólares al año, y el primer texto mayor sobre desarme desde la adopción de la prohibición de ensayos nucleares en 1996.

El principio del tratado consiste en que cada país debe evaluar, antes de toda transacción, si las armas vendidas pueden ser utilizadas para eludir un embargo internacional, cometer un genocidio y otras “violaciones graves” a los derechos humanos, o caer en manos de terroristas o criminales.

En todos estos casos, el país exportador estará obligado a rechazar la transacción.

Las armas incluidas van desde las pistolas hasta aviones y barcos de guerra, pasando por los misiles. La lista no comprende a los drones, los transportes blindados de tropas y los equipos destinados a las fuerzas del orden.

El tratado incluye todas las transferencias internacionales (importación, exportación, tránsito) y la intermediación.

“Tras siete años de arduos trabajos que culminaron las dos últimas semanas, tenemos ante nosotros un documento equilibrado y robusto”, dijo el embajador de Costa Rica ante la ONU, Eduardo Ulibarri, al presentar el texto impulsado por un centenar de países (entre ellos Argentina, Colombia, México, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia).

El dos veces presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz (1987), Oscar Arias, dijo a la prensa de su país que este tratado “es la contribución más importante que la diplomacia costarricense ha hecho en toda su historia a la humanidad”.

El documento final de 15 páginas negociado en Nueva York durante diez días había sido bloqueado el jueves pasado por Corea del Norte, Siria e Irán, imposibilitando su adopción por consenso.

Estos tres países votaron en contra en la votación por mayoría simple llevada a cabo ayer martes. A estos rechazos se sumaron las abstenciones de potencias como Rusia, China e India.

Los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) como Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua también optaron por esta alternativa. “Se ha decidido forzar ante la Asamblea General de la ONU una decisión que no ha logrado el consenso esperado”, afirmó el embajador cubano, Rodolfo Reyes.


SERÁ RATIFICADO POR UNOS 50 PAÍSES

El convenio entrará en vigor luego de su ratificación por un mínimo de 50 países, un proceso que podría llevar de uno a dos años, según el diplomático australiano Peter Woolcott, que presidió la conferencia en la que se negoció el texto. Woolcott, minimizó el hecho de que no se haya alcanzado unanimidad: “Tendría un poco más de legitimidad si hubiese sido adoptado por consenso pero al fin y al cabo lo importante es la implementación”, explicó.

Estados Unidos, principal abastecedor de armas del planeta con 30% del mercado y que había hecho fracasar una negociación en julio pasado, indicó estar listo para firmar el convenio, aunque su ratificación por el Congreso no es segura.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo esperar que el texto ayude a “reducir el riesgo de que la transferencia internacional de armas convencionales sea utilizada para perpetrar los peores crímenes mundiales, incluyendo terrorismo, genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad”, según un comunicado. En la misma línea el general de la ONU, Ban Ki-moon, lo calificó como “logro diplomático histórico” y anticipó que se trata de “un nuevo y poderoso instrumento en nuestros esfuerzos para impedir graves violaciones.

Fuente: Listín Diario.