Un dominicano será el encargado de exhumar los restos del dictador Francisco Franco

Es oriundo de San Pedro de Macorís y emigró a España a los 17 años

Un dominicano será el director operativo de la exhumación del dictador Francisco Franco, quien mañana jueves será sacado de la tumba de la basílica del Valle de los Caídos para ser trasladado al cementerio de Mingorrubio, en el barrio madrileño de El Pardo.

Su nombre es Asdrubal Humberto Sepúlveda Giudice, quien nació el 20 de marzo de 1981 en San Pedro de Macorís, al este de la República Dominicana y emigró a España a los 17 años.

“Es una exhumación complicada pero tampoco difícil, es rápido, se hace con gatos y no tiene problema ninguno”, según cuenta la agencia de noticias Europa Press.

Según dijo su hermana Ayesa Sepúlveda en una entrevista concedida al diario Listin,  Humberto trabajó por varios años en la carpintería, luego se convirtió en empleado de la funeraria Alba, negocio administrado por su jefe.

Posteriormente llegó a ser encargado y en 2007 decidió ir a la Universidad de Salamanca para estudiar tanatopraxia, (reconstrucción de rostro y preservación de cadáveres), donde se graduó y con este merito se convirtió en el primero en la provincia de Lugo.

Tras finalizar, compró la funeraria de su jefe y se expandió en otras zonas de Galicia, Madrid y Barcelona con su grupo funerario San Juan.

Europa Press recuenta sobre cómo contactó el Ejecutivo con su empresa, Sepúlveda esquiva la respuesta. “Eso no lo puedo comentar, hay cosas que no debo decir”, se excusa este profesional de los servicios funerarios que dirigirá al equipo que sacará a Franco del Valle de los Caídos casi 44 años después de su entierro. Un trabajo que espera culminar “en una hora u hora y media”.

El Gobierno ha previsto el comienzo de la exhumación este jueves 24 de octubre a las 10:30 horas. En el interior de la basílica, se ha instalado un escáner y un detector de metales para evitar la grabación de la exhumación de los restos del dictador. Con esta medida, el Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez quiere garantizar que no existan imágenes del momento en el que salgan los restos de Franco del lugar en el que permanecen sepultados.

Sobre la tumba de Franco en la basílica se ha instalado también una carpa como medida adicional de seguridad a la que sólo tenían acceso dos familiares del dictador, los operarios de la empresa funeraria de Humberto Sepúlveda, un forense y las autoridades del Estado, entre ellas la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, como notaria mayor del Reino, que tenía el cometido de levantar acta de la exhumación.