24 Julio 2024

Aliados enviarán baterías antiaéreas hacia Ucrania

Estados Unidos y otros miembros de la OTAN enviarán a Ucrania decenas de sistemas antiaéreos en los próximos meses, incluidos al menos cuatro baterías Patriot que Kiev ha pedido desesperadamente para ayudar a repeler los avances rusos en el conflicto, según un nuevo comunicado conjunto.

Teleuniverso

Estados Unidos y otros miembros de la OTAN enviarán a Ucrania decenas de sistemas antiaéreos en los próximos meses, incluidos al menos cuatro baterías Patriot que Kiev ha pedido desesperadamente para ayudar a repeler los avances rusos en el conflicto, según un nuevo comunicado conjunto.

“Hoy anuncio un donativo histórico de equipamiento antiaéreo para Ucrania”, dijo el martes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al dar inicio a la cumbre de la OTAN en Washington. “Estados Unidos, Alemania, Holanda, Rumania e Italia proporcionarán a Ucrania el equipo para otros cinco sistemas estratégicos antiaéreos”.

Tambien, Biden indicó que Estados Unidos y otros países proporcionarán en los próximos meses decenas de sistemas antiaéreos tácticos adicionales, así como cientos de municiones para estas baterías.

Dicho anuncio se produjo al inicio de la cumbre en el Auditorio Mellon, en donde se firmó por primera vez el Tratado del Atlántico Norte en 1949 que creó a la OTAN. Allí, Biden y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, hablaron con sentido de urgencia sobre la importancia de la alianza y la necesidad de mantenerse unidos en el apoyo a Ucrania.

El presidente ruso Vladímir Putin no quiere más que “borrar a Ucrania del mapa”, declaró Biden. “Y sabemos que Putin no se detendrá con Ucrania. Pero no nos equivoquemos, Ucrania puede y detendrá a Putin”.

Conforme con el comunicado conjunto del martes, Estados Unidos, Alemania y Rumania enviarán a Ucrania baterías Patriot adicionales, mientras que Holanda y otros países pondrán a disposición componentes para fabricar una batería adicional. Italia mandará un sistema antiaéreo SAMP-T.

Otros aliados, como Canadá, Noruega, España y Reino Unido, enviarán cierta cantidad de sistemas adicionales que ayudarán a Ucrania a expandir su cobertura. Entre estos sistemas se incluyen los NASAMS, HAWKs, IRIS T-SLM, IRIS T-SLS y Gepards. Otras naciones han acordado proveer municiones para estos sistemas.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo el martes en una publicación en redes sociales que la defensa aérea sigue siendo la principal petición de su país, y ha solicitado en repetidas ocasiones más sistemas Patriot.

“Estamos luchando por más sistemas de defensa antiaérea para Ucrania, y confío en que lo conseguiremos”, aseguró.

Ataque a hospital infantil 

Los rescatistas buscaban el martes a más víctimas entre los escombros de un hospital infantil, un día después de que, de acuerdo con las autoridades, un misil ruso destruyó un ala de la instalación médica de Kiev durante un ataque en el que murieron al menos 42 personas en todo el país.

Mientras que, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, puntualizó en la red social X que 64 personas estaban hospitalizadas en la capital, 28 en Krivói Rog y seis en Dnipró, ambas en el centro de Ucrania.

Fue el bombardeo ruso más intenso contra Kiev en casi cuatro meses, y uno de los más letales de la guerra, que alcanzó siete de los 10 distritos de la ciudad, según autoridades ucranianas. El ataque en el hospital infantil de Okhmatdyt, que interrumpió una cirugía a corazón abierto y obligó a jóvenes pacientes de cáncer a continuar su tratamiento en la calle, provocó indignación internacional.

El hospital de 10 plantas, que es la instalación pediátrica más grande de Ucrania, atendía a 627 pacientes en el momento del ataque, dijo el ministro de Salud ucraniano.

En tanto, el director general del hospital, Volodymyr Zhovnir, calculó que el daño general asciende a 2,5 millones de dólares.

Danielle Bell, directora de un equipo de Naciones Unidas que monitorea las violaciones de derechos humanos en Ucrania, dijo que al menos dos personas habían muerto en el hospital y unas 50 habían resultado heridas, incluidos siete niños. La cifra de víctimas habría sido mucho mayor si no se hubiera llevado a los pacientes a un búnker cuando empezaron a sonar las sirenas antiaéreas, agregó.

Zhovnir señaló que una de las dos personas muertas en el hospital era una doctora que había llevado a varios niños al refugio antes de volver para ver si quedaba alguno más.

El cirujano pediátrico Oleh Holubchenko dijo a The Associated Press que estaba operando a un bebé con defectos faciales congénitos, y que él y su equipo decidieron continuar a pesar del sonido de las sirenas antiaéreas. “No podíamos detenernos a mitad del procedimiento”, señaló.

Cuando cayó el misil, la onda de choque lo lanzó al otro lado del quirófano. Las esquirlas le provocaron heridas superficiales y perforaron el respirador del menor. El bebé, que aún tenía una herida abierta, tuvo que ser trasladado a otro hospital de Kiev, donde se concluyó la cirugía.

Las autoridades trabajaban para restablecer el suministro de agua y electricidad en el hospital, mientras los administradores de la ciudad de Kiev declararon al martes día de duelo oficial. Se prohibieron los eventos recreativos y las banderas de la capital se izaron a media asta.

Miembros del Consejo de Seguridad de la ONU confrontaron a Rusia respecto al ataque al hospital, condenando a Moscú en una reunión de emergencia realizada el martes y presidida por el embajador ruso, Vasily Nebenzia.

Sin embargo, Rusia negó ser responsable del ataque y afirmó que no ataca blancos civiles en Ucrania pese a las pruebas de lo contrario, que incluyen reportes de The Associated Press. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, reiteró el martes esa posición y mencionó un comunicado del Ministerio de Defensa ruso que atribuía la destrucción parcial del hospital a un misil antiaéreo ucraniano.

Nebenzia repitió esa postura en la reunión del Consejo de Seguridad: “Si hubiera sido un ataque ruso, no habría quedado nada del edificio”.

Bell rechazó ese argumento. Afirmó que un análisis de las imágenes de video y los hallazgos en el lugar indicaban que el hospital “recibió un impacto directo, no sufrió daños por un sistema armamentístico de intercepción”.

Por lo que, era probable que el hospital hubiera sido alcanzado por un misil de crucero Kh-101 ruso, dijo Bell. Las autoridades ucranianas dijeron lo mismo.

Investigadores de la Corte Penal Internacional en La Haya visitaron el hospital el martes con el fin de recoger evidencias para posibles acusaciones de crímenes de guerra, dijo la corte. Los hospitales, junto con otras instalaciones civiles, están protegidos por la ley humanitaria internacional.

Más vistas
Recientes