13 Abril 2024

Certero editorial sobre Julian  Assange

1.- La coherencia de pensamiento manda a actuar siempre acorde, vinculando la prédica con la práctica. Hay que demostrar conexión, enlace entre lo que decimos y hacemos.

Teleuniverso
Ramón Antonio ( Negro ) Veras

Por: Ramón Antonio Veras.

1.- La coherencia de pensamiento manda a actuar siempre acorde, vinculando la prédica con la práctica. Hay que demostrar conexión, enlace entre lo que decimos y hacemos.

2.- Defender las causas justas debe ser fruto de convicciones, la creencia cierta de lo que estamos plenamente convencidos. Lo contrario no sería más que pose, actitud fingida, pura comedia.

3.- Proteger los derechos humanos y las libertades públicas, es procurar preservar esas prerrogativas, no importa quién sea su titular, ni las circunstancias o disyuntiva que se encuentren.

4.- El caso de Julián Assange, ha puesto a prueba a muchas personas físicas y jurídicas, que dicen ser defensoras de las libertades en general, y en particular a la información veraz, sin limitación alguna.

5.- Las mujeres y los hombres que se identifican con la lucha llevada a cabo por Julián Assange, por obtener su liberación, están conscientes de la influencia de Estados Unidos, en las decisiones que se adoptan en otros países bajo su dominio.

6.- Porque creemos que la posición fijada por el periódico El País, de España, relacionada con el proceso seguido en el Reino Unido a Julián Assange, sirve de buen ejemplo orientador, nos permitimos transcribir su editorial del 21 de febrero, 2024, con el título “Más que Assange”, y copiamos a continuación:

7.- “Extraditar a Estados Unidos al editor de Wikileaks sería un modo de amedrentar a los medios de comunicación y a sus fuentes. En las próximas horas un tribunal de Reino Unido podría decidir si Julian Assange, editor de Wikileaks acusado de revelar en 2010 y 2011 información secreta del Gobierno estadounidense, tiene derecho a recurrir su extradición a Estados Unidos, autorizada en 2022 por el Tribunal Supremo británico y confirmada por el Ejecutivo.

8.- “Negar ese derecho al célebre hacker australiano cuyas revelaciones mostraron a la opinión pública mundial hechos y estrategias que Washington intentó ocultar durante años, no solo puede significar una condena a 175 años de cárcel para una persona cuyo supuesto delito fue publicar documentación que un Gobierno escondía deliberadamente a su sociedad, sino también un duro golpe para el periodismo de investigación y, en suma, para la libertad de prensa en todo el mundo”.

9.- “La actuación de Assange fue vital para difundir informaciones amparadas en un uso falaz del concepto de secreto de Estado. Entre ellas, pruebas documentales de actuaciones ilegales del ejército estadounidense contra civiles en las guerras de Afganistán e Irak, o presiones a los gobiernos de países soberanos a lo largo de varias décadas”.

10.- “La de Wikileaks fue una labor de difusión en la que colaboraron medios de todo el mundo aportando cientos de profesionales que verificaron la autenticidad de la documentación y, en sintonía con los códigos deontológicos periodísticos, pusieron en práctica los protocolos necesarios para garantizar que la publicación de dichas informaciones no pusiera en peligro la vida de ninguna persona. Así sucedió, por ejemplo, con la publicación a partir de 2010 de más de 250.000 documentos del Departamento de Estado en la que participaron EL PAÍS, The New York Times, The Guardian, Le Monde y Der Spiegel”.

11.- “El hostigamiento sufrido por Julian Assange desde prácticamente esa misma fecha lo que le obligó a pedir asilo durante siete años al Gobierno de Ecuador, en su embajada en Londres, donde además, como reveló EL PAÍS, fue espiado 24 horas al día por una empresa española va más allá de la persecución por parte de Washington, de un presunto delito de revelación de secretos, sino que constituye un inequívoco modo de amedrentar a los medios de comunicación y a sus fuentes”.

12.- “Ciertamente, la figura de Assange es controvertida. Sus problemas judiciales comenzaron con una huida de la justicia sueca tras ser acusado de violación y abusos sexuales, cargos de los que siempre se declaró inocente y víctima de un montaje para extraditarlo a EE UU”.

13.- Assange, también fue acusado de formar parte de la estrategia de Vladímir Putin para desestabilizar a Occidente. Finalmente, la relación con los medios que difundieron las informaciones de Wikileaks ha sido en ocasiones turbulenta. Pero nada de esto puede ocultar su decisivo papel como actor necesario para que los derechos de los ciudadanos, especialmente los estadounidenses, se vieran respetados cuando su Gobierno actuaba en dirección contraria”.

14.- “En Londres se decide hoy mucho más que la extradición de un ciudadano particular acusado de un delito. Lo que está en juego es, en un tiempo de montajes, bulos y realidades alternativas como el que vivimos, una forma rigurosa e independiente de hacer periodismo. Y con ella, dos puntales de la democracia: la libertad de prensa y el derecho a la información”.

15.- Que quede claro y cada quien saque sus propias conclusiones de lo que dice El País, pero tomando en cuenta, muy especialmente, los puntos donde el periódico  hace los razonamientos siguientes:

16.- a.) La actuación de Assange fue vital para difundir informaciones amparadas en un uso falaz del concepto de secreto de Estado; b.) La de Wikileaks fue una labor de difusión en la que colaboraron medios de todo el mundo aportando cientos de profesionales que verificaron la autenticidad de la documentación; c.) Va más allá de la persecución por parte de Washington de un presunto delito de revelación de secretos, sino que constituye un inequívoco modo de amedrentar a los medios de comunicación y a sus fuentes; d.) En Londres se va a decidir mucho más que la extradición de un ciudadano particular acusado de un delito. Lo que está en juego es, en un tiempo de montajes, bulos y realidades alternativas como el que vivimos, una forma rigurosa e independiente de hacer periodismo. Y con ella, dos puntales de la democracia: la libertad de prensa y el derecho a la información”.

Santiago de los Caballeros,

22 de febrero 2024.

Recientes