13 Abril 2024

Dani Alves recibe condena tras abusar una joven en Barcelona

El futbolista Dani Alves ha sido condenado a cuatro años y seis meses de prisión por la Audiencia Provincial de Barcelona. El delito por el que es condenado es el de violación.

Teleuniverso

El futbolista Dani Alves ha sido condenado a cuatro años y seis meses de prisión por la Audiencia Provincial de Barcelona. El delito por el que es condenado es el de violación.

El veredicto, que tuvo lugar a primeros de este mes de febrero, dejó claro que la víctima, una joven de 23 años, no consintió sexo en el baño de un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona el 30 de diciembre de 2022. El tribunal le condena, además, a libertad vigilada por cinco años una vez cumplida la pena de prisión y la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 1.000 metros o a comunicarse con ella por cualquier medio durante nueve años.

Dicha condena de cuatro años y medio de prisión se debe a que el futbolista ya resarció, en parte, a la víctima, al depositar voluntariamente una indemnización de 150.000 euros el verano pasado como compensación por los daños causados

A raíz de esto el tribunal consideró que esa cantidad es ajustada para resarcir los daños morales. Pero le condena, además, a una multa de 9.000 euros y al pago de las costas procesales.

Según fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial han explicado que ha quedado en una pena mínima por la combinación de dos factores: por un lado, la ley del solo sí es sí y, por otro, por la atenuante de reparación de daño. Anteriormente, la horquilla de la ley se situaba entre los seis y los doce años, pero con el solo sí es sí bajó a cuatro, es decir, que «se ahorra dos años». Al haber cumplido ya un año y un mes en preventiva, el futbolista tendría opción de adelantar su salida de prisión.

El órgano considera que Dani Alves forzó a la chica en el baño del reservado pese a las peticiones de ella de que no lo hiciera y que quería irse. El futbolista admitió, durante el juicio, que hubo sexo en el lavabo, pero sostuvo que fue consentido y que en ningún momento la víctima pidió que parara o le dijo que quería irse.

Recientes