25 Mayo 2024

Descubrimientos revelan un pasado terrestre en Marte

El descubrimiento de una alta concentración de manganeso en rocas del lecho del cráter Gale en Marte sugiere que los sedimentos se formaron en un entorno fluvial, deltaico o cercano a la orilla de un lago. Esta conclusión surge de un nuevo estudio basado en datos recopilados por el analizador químico de muestras ChemCam, instalado en el rover Curiosity de la NASA, cuyos resultados se publicaron en el Journal of Geophysical Research: Planets.

Teleuniverso


El descubrimiento de una alta concentración de manganeso en rocas del lecho del cráter Gale en Marte sugiere que los sedimentos se formaron en un entorno fluvial, deltaico o cercano a la orilla de un lago. Esta conclusión surge de un nuevo estudio basado en datos recopilados por el analizador químico de muestras ChemCam, instalado en el rover Curiosity de la NASA, cuyos resultados se publicaron en el Journal of Geophysical Research: Planets.

En tanto, Patrick Gasda, del grupo de Aplicaciones y Ciencias Espaciales del Laboratorio Nacional de Los Álamos y líder del estudio, destacó la sorpresa ante la presencia de óxido de manganeso en concentraciones tan altas en un depósito costero marciano, dada la dificultad de su formación en la superficie de Marte. Gasda señaló la ausencia de evidencia de vida en Marte y la incertidumbre sobre los mecanismos de producción de oxígeno en la antigua atmósfera marciana como factores desconcertantes en la formación y concentración de dicho óxido.

El ChemCam, desarrollado por Los Álamos y la agencia espacial francesa CNES, emplea un láser para analizar la composición elemental de las rocas marcianas. Las rocas sedimentarias estudiadas por el rover Curiosity son una combinación de arenas, limos y lodos, con las arenosas siendo más porosas y permeables al agua subterránea en comparación con los lodos.

El equipo de investigación examinó cómo el manganeso podría haberse enriquecido en las arenas, considerando procesos como la filtración de agua subterránea en la orilla de un lago o en la desembocadura de un delta, y qué oxidante podría haber precipitado el manganeso en estas rocas.

En la Tierra, el manganeso se enriquece gracias al oxígeno atmosférico, proceso acelerado por la actividad microbiana. La posible presencia de vida en el antiguo Marte habría encontrado en el manganeso de estas rocas una fuente de energía similar a la que aprovechan los microbios terrestres.

Nina Lanza, investigadora principal del instrumento ChemCam, señaló que el entorno del lago Gale, revelado por estas rocas antiguas, ofrece una visión de un entorno habitable sorprendentemente similar a lugares actuales de la Tierra, donde los minerales de manganeso son comunes en aguas poco profundas y oxigenadas cercanas a las orillas de los lagos.

Este hallazgo es notable por la familiaridad de las características encontradas en Marte con entornos terrestres.

Más vistas
Recientes