24 Mayo 2024

El presidente Jorge Blanco y yo

1.- El texto “El presidente Jorge Blanco y yo”, presentado anoche en el Centro León, en Santiago de los Caballeros, fue editado con el total apoyo económico de las empresas de Mícalo Bermúdez García. Espero que Mícalo, además de rico en dinero, se convierta en un gran burgués, con muchas fábricas en las que estén integrada infinidad de obreros, para que dentro de estos salgan los de más conciencia de su clase y puedan cumplir con su misión histórica.

Teleuniverso
Ramón Antonio ( Negro ) Veras

Por: Ramón Antonio Veras

Introducción

1.- El texto “El presidente Jorge Blanco y yo”, presentado anoche en el Centro León, en Santiago de los Caballeros, fue editado con el total apoyo económico de las empresas de Mícalo Bermúdez García. Espero que Mícalo, además de rico en dinero, se convierta en un gran burgués, con muchas fábricas en las que estén integrada infinidad de obreros, para que dentro de estos salgan los de más conciencia de su clase y puedan cumplir con su misión histórica.

2.- Es común escuchar a muchos dominicanos y dominicanas, hacer uso de la expresión “eso lo sabe todo el mundo”, queriendo dar a entender, insinuando que a lo que se refieren ya es conocido por la población mundial.

3.- Porque no comparto el criterio antes expuesto, en la introducción de la obra “El presidente Jorge Blanco y yo”, escribí: “muchos de mis connacionales saben de los estrechos vínculos de amistad y profesional que existieron entre el doctor Salvador Jorge Blanco y yo, pero desconocen, o han olvidado, la opinión que tenía de él antes y después de estar ocupando la presidencia de la república, desde el 16 de agosto de 1982 hasta agosto de 1986”.

3.- Siempre fue mi deseo que el texto “El presidente Jorge Blanco y yo”, fuera presentado por un familiar muy cercano a Salvador, y para tal fin, en fecha sábado 30 de septiembre de 2023, le remití una carta a un pariente suyo solicitándole presentar el libro, precisándole: “queda sobreentendido que estás en la absoluta libertad de analizar, conforme a tu parecer, y de cualquier forma juzgar, desaprobar, fustigar y enjuiciar el texto”.

4.- Me sentí sorprendido cuando el día 15 del mes de abril en curso, 2024, recibí una comunicación del familiar de Salvador, en la cual me hace saber que: “Leí su libro y como no comparto mucho de lo expuesto en su obra y por ser yo el continuador familiar…no me siento con el deseo de presentar su obra…”

5.- Respeto la decisión del pariente de Salvador, para no hacer la presentación del libro, partiendo de sus motivaciones, pero pensé que, como le había expuesto, haría uso de sus argumentos para plantear sus consideraciones, alegatos y críticas.

6.- El prólogo de la obra fue escrito por el anterior Juez de la Suprema Corte de Justicia, el doctor Julio Aníbal Suárez, quien, además, en el acto de anoche de puesta en circulación hizo una intervención magistral.

7.- Porque sería un desatino desarrollar cada título por entero, me voy a limitar a hacer una exposición resumida de un punto de cada uno de los siete capítulos que componen el libro: El presidente Jorge Blanco y yo.

Capítulo I

8.- Para explicar cómo iniciamos Salvador y yo nuestras relaciones que comenzaron siendo solamente profesionales, en la página número 29 preciso: “Salvador Jorge Blanco y yo establecimos nexos por vínculos profesionales, y aunque ambos incidíamos en la vida política del país, lo hacíamos con criterios ideológicos y en espacios diferentes: él desde el PRD, yo ligado al movimiento democrático y progresista, pero sin estar integrado a ningún partido, porque ya había dejado de pertenecer al Partido Socialista Popular desde el año 1967”.

Capítulo II

9.- En el apartado 2, consta una polémica que en el periódico Hablan los Comunistas, sostuvimos mi entrañable amigo, Narciso Isa Conde y yo, con relación al fenómeno de la corrupción, en el curso de la cual defiendo la honestidad como abogado del doctor Salvador Jorge Blanco.

Capítulo III

10.- En la sección 3 del texto, doy mi opinión precisando que: Para el autor no ha sido una sorpresa el triunfo obtenido por el Partido Revolucionario Dominicano y el doctor Salvador Jorge Blanco, en los comicios recién finalizados. La generalidad de los dominicanos sensatos estaba muy convencida de que Salvador resultaría triunfador en las elecciones que se efectuaron el pasado 16 de mayo.

Capítulo IV

11.- En el acápite cuatro, Salvador, ya ejerciendo el poder, con motivo de un hecho desagradable ocurrido por la incautación de unos libros en el aeropuerto Las Américas, le remití un telegrama, que dice así:

Doctor Salvador Jorge Blanco

Palacio Nacional, Santo Domingo

Distrito Nacional

Ante incautación libros a miembros delegación deportiva retorna de La Habana, tu decisión de impedir continuación odiosa e inconstitucional reafirma tu vocación democrática a la vez que das ejemplo para que funcionarios nuevos comprendan que tú estás dispuesto a instaurar nuevo modelo de respeto a los principios constitucionales. Como lo que has hecho es cumplir con tu deber de respetar la Constitución, no hay motivo para felicitarte, pero sí aprovecho la ocasión para decirte que con la medida que motiva este telegrama te has anotado el primer punto en lo que se refiere a derechos humanos y libertades públicas. Tu amigo.

Capítulo V

12.- En el capítulo 5 de la obra que comentamos, puede comprobarse el disgusto de Salvador para conmigo, lo que pongo en evidencia en una carta pública que le remití.

Capítulo VI

13.- Porque Salvador hizo referencia a la corrupción en una intervención por televisión, en el capítulo VI, escribo, y cito: “Salvador ha abordado en dos intervenciones por televisión el tema de la corrupción con relación a su gobierno. Creemos que no ha hecho un enfoque correcto de ese fenómeno. Al capitalismo la corrupción le es inherente. En un país donde predomine el capitalismo desarrollado, subdesarrollado, atrasado o dependiente, la corrupción forma parte de este; viene siendo como uno de los principios que lo rige. La corrupción acompaña a todo el sistema capitalista, como la sombra al cuerpo”.

Capítulo VII

14.- En el capítulo VII, ya al final del libro, con el título: La opinión de Salvador sobre su rompimiento conmigo, escribo: “Salvador no tomó en cuenta para conmigo las relaciones fraternas que mantuvimos durante varios años ni el hecho de que nunca hice críticas a su persona, aunque sí a su gestión gubernativa. Él se lanzó contra mí con saña, aunque al final tuvo que reconocer y lamentar el rompimiento con mi persona, lo que reconoció públicamente en el curso de un programa de televisión, dirigido por César Medina, en el canal 10 de Telecable Nacional, lo cual fue reseñado en la prensa nacional el jueves 23 de enero de 1997, así: “Jorge Blanco… lamentó la pérdida de la amistad con los doctores Marino Vinicio Castillo, Jottin Cury y Negro Veras”.

15.- Doce años después, Salvador lamentó su rompimiento conmigo porque se dio cuenta de que no critiqué su gobierno alegremente, sino con fundamentos políticos. En lo que a mí respecta, puedo decir que, si Salvador no me plantea la separación el 26 de diciembre de 1985, nunca nos hubiéramos separado.

16.- El libro de mi autoría que acabo de reseñar, con el título El presidente Jorge Blanco y yo, está a la venta en la Librería Cuesta, y el monto recaudado será donado en su totalidad por el autor a organizaciones sin fines de lucro.

Más vistas
Recientes