17 Abril 2024

Francia será el primer país en incluir el aborto en la Constitución

El Senado francés acogió este miércoles la inclusión del derecho al aborto en la Constitución, en los mismos términos que lo había decidido la Asamblea Nacional hace casi un mes, convirtiendo a Francia en el primer país del mundo en adoptar esta medida.

Teleuniverso

El Senado francés acogió este miércoles la inclusión del derecho al aborto en la Constitución, en los mismos términos que lo había decidido la Asamblea Nacional hace casi un mes, convirtiendo a Francia en el primer país del mundo en adoptar esta medida.

Asimismo, con un resultado de 267 votos a favor y 50 en contra, el Senado respaldó el texto aprobado por la Asamblea Nacional el 30 de enero pasado.


El próximo lunes, diputados y senadores se reunirán en el Palacio de Versalles en un Congreso conjunto para modificar la Carta Magna e incluir esta reforma constitucional, para lo cual se requiere el voto de tres quintos de los parlamentarios.

«Con este voto histórico, hemos escrito una página en la historia de los derechos de la mujer. Seremos el primer país del mundo en inscribir en la Constitución esta libertad para las mujeres de disponer de su cuerpo», proclamó el ministro de Justicia, Éric Dupont Moretti, quien está a cargo de defender la reforma.

Francia acogió esta medida impulsada por el presidente Emmanuel Macron, después de la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de revertir la jurisprudencia que otorgaba protección federal al derecho al aborto en ese país.


«Me comprometí a hacer irreversible la libertad de las mujeres para recurrir a la interrupción voluntaria del embarazo al inscribirla en la Constitución.


El Senado ha dado un paso decisivo, aseguró el presidente en la red social X, donde anunció la convocatoria del congreso para el lunes para oficializar la modificación de la Carta Magna.

A pesar de no contar con mayoría en ninguna de las dos cámaras, Macron ha logrado sacar adelante esta medida gracias a un amplio respaldo popular.


La oposición de izquierda la ha abrazado con entusiasmo y la derecha no se ha opuesto, debido a las elecciones europeas inminentes y por temor a ganarse una imagen reaccionaria en la sociedad, por lo que el texto ha recibido un apoyo mayoritario, incluso desde la extrema derecha.

Aunque algunas voces conservadoras en el Senado propusieron enmiendas al texto, estas fueron rechazadas, retrasando así la inclusión en la Constitución.


Dicha reforma constitucional modificará el artículo 34, en el que se inscribirá «la libertad garantizada de la mujer para recurrir a la interrupción voluntaria del embarazo». Reconociendo que en la actualidad el derecho al aborto no está amenazado en Francia, el ministro de Justicia consideró «necesario» inscribir el aborto en la Constitución para que en el futuro ninguna mayoría pueda cuestionarlo.

Más vistas
Recientes