18 Junio 2024

La inmigración haitiana como fenómeno social

Teleuniverso

Por: Ramón Antonio Veras.

1.- De antemano, con un buen tiempo de anticipación es posible predecir el momento que ha de ocurrir un fenómeno natural, no así uno de origen social. Por extraordinario y sorprendente que sean, no suceden de igual forma.

2.- Los vientos violentos pueden ser pronosticados, pero no cuando va a levantarse en rebeldía un pueblo que había estado soportando opresión con sumisión.

3.- Un meteorólogo está en condiciones de saber la época y ocasión de los ciclones, pero un cientista social está imposibilitado de vaticinar una espontánea movilización popular exitosa.

4.- A los fines de comenzar a explicar el objetivo de este escrito, vamos a dejar de teorizar sobre los fenómenos naturales y sociales para caer en la realidad práctica, en lo que estamos viviendo aquí, en nuestro país.

5.- Quién asesoró al presidente dominicano, Luis Abinader, de que con la construcción de una verja perimetral, en la frontera entre la República Dominicana y Haití, se limita o elimina la emigración de nacionales haitianos.

6.- La presencia de nacionales haitianos documentados o indocumentados, vendiendo su fuerza de trabajo en el territorio que ocupa la República Dominicana, es la consecuencia del desarrollo desigual de los dos países.

7.- El fenómeno social migratorio es la realidad que se da entre el país desde donde sale el que emigra, y el receptor que lo recibe. El que llega emigra porque no encuentra un mercado nacional para entregar su esfuerzo físico o intelectual a cambio de un salario.

8.- Para satisfacer sus necesidades de subsistencia, la inmigración haitiana va a encaramicharse, a subirse, no importa la altura de lo que el actual u otro gobierno dominicano construya para oponerse a su entrada.

9.- El deseo natural de vivir impulsa al haitiano a alojarse aquí. Empujado por la pobreza, vende al patrono dominicano la fuerza de trabajo, lo único de que dispone como medio para adquirir alimentos, aunque sea malamente, porque “a falta de nada cualquier cosa es buena”.

10.- La distancia que separa a la tierra del cielo, carece de importancia para el haitiano, que por necesidad debe entrar aquí a buscársela como un toro miura o un león hambriento.

11.- Nuestro país está en condiciones de saber cuántos inmigrantes haitianos entran por la vía legal, no así el número que lo hace sin documentación alguna.

12.- Con o sin papeles, el capitalismo dominicano, atrasado y dependiente, tiene en la inmigración haitiana una fuerza laboral abundante, barata, dócil, explotada y discriminada.

13.- Ese ser humano que deja a Haití, para ocupar un espacio laboral en República Dominicana, está sometido a circunstancias adversas que escapan a su voluntad.

14.- El hecho de no comprender la inmigración como un fenómeno social, lleva a determinadas personas y gobiernos a darle un trato discriminatorio al trabajador migrante.

15.- Es bueno que el presidente Abinader decida tratar el tema migratorio haitiano con sensatez, sin tomar en cuenta la opinión de desorejados que, dominados por prejuicios, desnaturalizan un fenómeno social con profundas raíces humanistas.

16.- Procede que el presidente Luis Abinader se coloque acorde con el signo de los tiempos, y ligue su formación personal con su condición de estadista de un país de mujeres y hombres sensibles.

Santiago de los Caballeros,

9 de  octubre de 2023.

Más vistas
Recientes