15 Junio 2024

Lectura electoral

Los resultados de las elecciones generales presidenciales y congresuales del pasado 19 de mayo pueden interpretarse desde diversos ángulos, arrojan luz sobre asuntos pendientes de definición y al mismo tiempo abren interrogantes lógicas sobre el futuro político de electores, candidatos y partidos políticos.

Teleuniverso

Carlos Manuel Estrella

Los resultados de las elecciones generales presidenciales y congresuales del pasado 19 de mayo pueden interpretarse desde diversos ángulos, arrojan luz sobre asuntos pendientes de definición y al mismo tiempo abren interrogantes lógicas sobre el futuro político de electores, candidatos y partidos políticos.

El primer aspecto destacable es el rol de la Junta Central Electoral (JCE) que merece reconocimiento unánime por el esfuerzo de organización desde el principio, estricto apego legal, receptividad a peticiones de actores del proceso, idoneidad de cuerpo y neutralidad como responsable del montaje y resultados.

Los sufragantes exhibieron un comportamiento cívico al concurrir a las urnas, no hubo incidentes mayores y queda como tarea desentrañar los motivos de abstencionismo que se ubicó alrededor del 45 por ciento, lo que significa falta de interés en las propuestas electorales y/o desconexión con los candidatos.

Los datos numéricos comparados del nivel presidencial con relación al 2020 indican que de los tres partidos mayoritarios el gubernamental PRM creció apenas 5 por ciento (52,52 a 57,45) de preferencia; el PLD tuvo el peor descenso (37,46 a 10,39) y Fuerza del Pueblo logró el mayor ascenso (5,69 a 28,84).

Con un padrón de más de 8,1 millones de inscritos, en votos válidos el PRM aumentó alrededor de 350 mil; el PLD perdió cerca de un millón 85 mil sufragios; mientras la Fuerza del Pueblo se adjudicó un millón 23 mil votos más, lo que parecería ser una migración de peledeístas en apoyo al candidato de FP.

Esas estadísticas frías, a primera vista, pueden servir de insumo para plantear múltiples hipótesis, sin olvidar que resultados senatoriales en general favorecieron al PRM que, sin embargo, resultó derrotado en el Distrito Nacional, en un caso digno de estudio y con proyección al futuro cercano.

Hablaron las urnas, los electores y los datos que dejan “tela para cortar”.

Más vistas
Recientes