20 Junio 2024

Los presidenciables como sacados de un sombrero

La perturbación de la razón, fruto de su exagerado encanto, induce  a los grupos adinerados a suponer que lo abrazan y comprenden todo. Se creen omnipotentes.

Teleuniverso

1.- En determinadas coyunturas políticas, las clases dominantes se sienten embriagadas; desbordadas de entusiasmo y embelesadas de poder. Su estado eufórico las lleva a volverse locas.

2.- La perturbación de la razón, fruto de su exagerado encanto, induce  a los grupos adinerados a suponer que lo abrazan y comprenden todo. Se creen omnipotentes.

3.- La idea de superpoderosos en autoridad y dominio clasista, pone a la minoría nacional a ver a la mayoría pobre como algo insignificante, poquita cosa, una minucia.

4.- Precisamente, para los que en la República Dominicana, son los  dueños  del poder económico, político y social, el pueblo es, algo así, como una migaja de escaso valor o interés, una nonada.

5.- No hay que hacer el mayor esfuerzo para comprender que quienes manejan el Estado dominicano, tienen la falsa creencia que el pueblo de a pie, no es más que una pieza, una porquería.

6.- El hecho de un grupito infravalorar a las grandes mayorías nacionales, resulta de acciones que ponen al pueblo como ido de la cabeza, un desequilibrado mental, más o menos, un tarado.

7.- De tanto burlar a los que aquí son los más, los que son unos pocos, pero manejan el Estado, quieren hacer el papel de protectores de desvalidos, de los desamparados, de los desgraciados.

8.- Porque suponen que el pueblo no está en capacidad de escoger a quien,  en su momento, lo ha de representar en el gobierno central, sus adversarios de clase, haciendo de bondadosos, desde ya están preparando la lista de compasivos.

9.- Quienes manejan el accionar político sistémico de nuestro país, deducen  estar  dotados de la virtud de hacer el bien, se imaginan ser bienaventurados y que,  por tanto, pueden desempeñar  el papel de adivinos o brujos.

10.- Esos que creen reunir condiciones divinas para predecir el futuro, son los mismos que hacen cosas misteriosas, sacando de un sombrero a quién será el próximo presidente en el 2028.

11.- Desde ya pretender quién  estará  al frente del Estado, luego del 16  agosto de 2028,  es desconocer  la capacidad de las masas populares dominicanas, para decidir su propio destino.

Más vistas
Recientes