30 Mayo 2024

Palabras de la pastora Kenia Fernández coincidencia o demolición

Teleuniverso

Días antes de la explosión que enlútese y atemoriza a San Cristóbal, el lunes 14 de agosto la pastora Kenia Fernández predicaba en las calles hablando sobre una supuesta tragedia programada e imploraba a los testigos orar a Dios por misericordia para la población muy cercana a Santo Domingo, capital de República Dominicana.

Estas imágenes para muchos creyentes son la premonición de una tragedia advertida, un hecho triste que según los feligreses es el anuncio del juicio.

Este lunes 14 de agosto el estruendo se escucho anunciando la tragedia, una explosión nunca antes vista había ocurrido irrumpiendo con la cotidianidad del lugar dejando un saldo de al menos 10 muertos y decenas de heridos, según el informe oficial de la presidencia. El área parece zona de guerra, imposible respirar por la humareda y el polvillo dejado por la detonación. La desesperación sigue latente mientras las edificaciones que se mantienen en pie aun deben ser inspeccionadas por el posible deterioro en estructural.

A pesar de los rumores, aún no se ha determinado las causas de la devastadora explosión. La situación es catastrófica, la zona sigue militarizada y continúan  los desalojos por seguridad, pues aun se intenta sofocar el inquebrantable fuego.

Establecer el número desaparecidos es igual de complejo que determinar la cifra total de víctimas. Al menos tres edificaciones colapsaron este a raíz de la fuerte explosión que se registró en una arteria comercial de esa localidad, otra docena de vehículos fueron destruidos con el estruendo.

En tres helicópteros fueron trasladados quienes requerían asistencia especializado producto de las heridas y el desprendimiento de miembros de los cuerpos de los heridos.
A casi 24 horas del suceso, la zona de desastre en memoria de los fallecidos y se vigila un radio de 400 metros alrededor de la explosión, mientras la alcaldía de San Cristóbal se dispone a declarar luto municipal.

Se han ofrecido atenciones médicas a más de 23 personas en centros privados, 13 en hospitales y OTRAS 20 recibieron el alta médica. Más de 500 colaboradores brindan asistencia en el área, entre bomberos, defensa civil, 9-1-1 y otros organismos de socorro. En el combate del incendio se han necesitado 17 camiones de bomberos, más de 24 ambulancias del 911 y Conmipol, 14 patrullas policiales, tres helicópteros para el traslado de heridos y decenas de agentes de la Digesett para coordinar el tránsito.

La oración y la solidaridad con los afectados es un el clamor de todo un pueblo que aun busca explicación sin saber si en verdad se trato de una premonición o fatal coincidencia.

Más vistas
Recientes