24 Julio 2024

Reformas y candados

El presidente Luis Abinader ha sido reiterativo en impulsar una reforma a la Constitución basada en dos temas puntuales que son dificultar frecuentes cambios que toquen la mal llamada reelección del primer mandatario y buscar fórmulas que garanticen mayor independencia política al Ministerio Público.

Teleuniverso

Carlos Manuel Estrella

El presidente Luis Abinader ha sido reiterativo en impulsar una reforma a la Constitución basada en dos temas puntuales que son dificultar frecuentes cambios que toquen la mal llamada reelección del primer mandatario y buscar fórmulas que garanticen mayor independencia política al Ministerio Público.

El debate actual debería contraerse a esos dos puntos con ideas precisas que establezcan los denominados “candados” o requisitos que exijan mayoría agravada para aprobar futuros cambios a la Carta Magna, por un lado, y lo que ya existe con la figura del referendo aprobatorio o consulta directa al pueblo.

Al margen de argumentaciones más profundas, para poner ese candado a la repostulación contenida en el artículo 124, basta con agregar “la elección presidencial” dentro de las materias que, si son reformadas, por mandato del artículo 272 tienen que ser sometidas a la decisión soberana del referendo.

Así se resuelve sin ni siquiera tocar la redacción actual que le permite a quien ejerza la jefatura del Estado, “optar por un segundo período constitucional consecutivo y no podrá postularse jamás al mismo cargo ni a la vicepresidencia de la República”. Y si se quiere más, un transitorio para no excluir al actual.

Acerca del quórum o votación mínima para validar la reforma, habría que sustituir la palabra “de los votos” del artículo 271 por “de la matrícula”, es decir que la referencia a las dos terceras partes (66.6%) sea del total de miembros de la asamblea (222) que obligaría a conseguir 148 votos favorables.

Pero, esta última fórmula implica que por tocar el procedimiento de reforma de la propia Constitución habría que convocar al referendo aprobatorio cuya ley aún está pendiente de aprobación por el Congreso Nacional, de manera que ese asunto obligaría a un paso previo y diligente voluntad política, ahora ausente.

Más vistas
Recientes