20 Junio 2024

Situación económica y social en Cuba

Situación económica y social en Cuba, explicada por su presidente.

Teleuniverso

Por: Ramón Antonio Veras.

Porque creemos que es de interés para la sana información de la opinión pública  nacional dominicana sensata, publicamos parte de la entrevista hecha por el periodista Ignacio Ramonet, al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

1.- “La primera pregunta es la siguiente: Para muchas familias en Cuba, desde hace dos o tres años, la vida cotidiana se ha vuelto particularmente difícil: hay penurias alimentarias, inflación, carencias en los servicios públicos… El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto ilegalmente por Estados Unidos ya existía, ¿qué ha ocurrido, según usted, estos últimos tiempos para que las cosas se hayan degradado de tal manera?”

2.- Respuesta del presidente Miguel Díaz-Canel. Bueno, Ramonet, ante todo te agradezco la oportunidad que nos das de conversar contigo. Siempre es muy interesante para uno poder compartir puntos de vista contigo, y también oír tus comentarios sobre estos temas. Y me has hecho una pregunta muy interesante”.

3.- “Hay que partir de que, en primer lugar, hoy el bloqueo tiene una característica cualitativamente diferente; estamos hablando de un «bloqueo recrudecido» y, además, apoyado por otro componente, que es la inclusión de Cuba en una lista espuria que determina el Gobierno de los Estados Unidos sobre países que supuestamente «apoyan el terrorismo».

4.- “Sobre todo, te voy a hacer una comparación que yo creo que es la mejor manera de ilustrar lo que cambia de un momento a otro, si comparamos cómo era la vida de las cubanas y los cubanos hasta el segundo semestre de 2019, y cómo ha sido la vida después. En primer lugar, nosotros somos un país que ha sufrido las limitaciones y las adversidades que nos impone el bloqueo durante más de sesenta años; un bloqueo ilegal, injusto, anacrónico y cargado, sobre todo, de una perspectiva prepotente del Gobierno de los Estados Unidos”.

5.- “Cuba no se ha quedado cruzada de brazos nunca y nosotros hemos desarrollado una capacidad de resistencia. Yo, incluso, después de las vivencias que tuvimos en la covid-19, digo que es una «resistencia creativa», porque Cuba no solo ha sido capaz de resistir los embates del bloqueo, sino que, en esas condiciones, el país ha avanzado, ha aportado, ha crecido como nación y, además, se ha desarrollado. O sea, no es solo quedarte resistiendo y no hacer nada más. Hemos podido mantener un determinado nivel de actividad económica, de exportaciones, de apoyo a programas sociales y hemos vivido, aunque ralentizadas, todas nuestras aspiraciones. Y yo siempre digo: si bloqueados hemos sido capaces de tantas cosas, de qué no hubiéramos sido capaces sin estar bloqueados”.

6.- “Hasta 2019, Cuba recibía ingresos a partir de nuestras producciones exportables y competitivas en el mercado internacional, porque había una vitalidad de la actividad económica del país; el país recibía una cantidad importante de remesas; recibía ingresos notables por la actividad turística –recuérdese que llegamos a tener casi cuatro millones y medio de turistas en un año–, y teníamos créditos de varias instituciones financieras, créditos gubernamentales de países con los que tenemos muy buenas relaciones y también créditos de programas, de agencias, que nos permitían elaborar proyectos”.

7.- “Por otra parte, teníamos un suministro estable de combustible sobre la base de convenios con países amigos, con países hermanos, que hacían que nosotros, bajo esos convenios, no tuviéramos que gastar, de los ingresos de divisas que recibíamos, prácticamente nada en combustible; porque todo eso tenía una compensación a partir de servicios que damos a esos países hermanos. Por lo tanto, teníamos ingresos en divisas que nos permitían comprar alimentos para satisfacer la canasta básica, incluso podíamos comprar alimentos y otras mercancías que poníamos en las tiendas… Por lo tanto, nuestro mercado interno tenía un determinado nivel de abastecimiento”.

8.- “Teníamos disponibles divisas con las cuales podíamos lograr un mercado cambiario legal, controlado por el Estado, donde se podían realizar operaciones de compra y venta de divisas con su equivalente en moneda nacional. Teníamos un nivel aceptable de capacidad para pagar nuestras obligaciones de deudas con países o con empresas que han invertido en Cuba. Y teníamos una capacidad también de dinero para las compras de las piezas de repuesto, de los insumos más importantes para nuestra economía. Por lo tanto, había una oferta en el mercado interno y había una adecuada relación de oferta-demanda que permitía que los niveles de inflación fueran pequeños”.

9.- “En el segundo semestre de 2019, la administración Trump aplica más de 240 medidas que recrudecen el bloqueo, y aquí entra el primer concepto: «bloqueo recrudecido»; incluso se aplica, por primera vez, el Título III de la Ley Helms-Burton, que nunca se había aplicado y que produce un impacto tremendo, sobre todo, de presión en inversionistas extranjeros, en aquellos que ya han invertido, aquellos que pensaban invertir, y les da todo un apoyo a aquellos que fueron parte de las confiscaciones que, con toda justicia, el Gobierno realizó en los primeros años de la Revolución”.

10.- “Con estas medidas se cortan de golpe todas nuestras fuentes de ingresos en divisas; disminuye el turismo; se cierran los cruceros, parte importante de la afluencia de turistas a Cuba; se organiza una enorme persecución energética y financiera. Hay más de 92 bancos o entidades financieras internacionales sancionadas o presionadas por el Gobierno de los Estados Unidos, por lo cual han cesado sus relaciones de intercambio financiero con Cuba”.

11.- “Se cortan las remesas, que era una fuente importante de ingresos. Por otra parte, han presionado también y han aplicado muchas sanciones contra países amigos y hermanos que nos suministraban establemente combustible. Por lo tanto, empezamos a tener déficit de combustible; empezamos a tener déficit de disponibilidad de divisas”.

12.- “Con estos dos elementos, por una parte, se nos desestabiliza el sistema electroenergético, porque nosotros somos capaces de garantizar el funcionamiento de las termoeléctricas con el crudo nacional; pero las termoeléctricas no cubren toda la demanda eléctrica del país, sobre todo en los momentos pico; y tenemos que echar a funcionar otras plantas que funcionan con diésel y con fueloil; al no tener esos combustibles, nos quedamos con déficit”.

13.- “Por otra parte, al tener menos disponibilidad de divisas, no pudimos comprar a tiempo los insumos y las piezas de repuesto necesarias para mantener todo el sistema electroenergético que, además, es un sistema ya con un determinado nivel de obsolescencia. Eso acrecienta las roturas, provoca que se alarguen los mantenimientos y todo eso conspira contra la estabilidad del sistema electroenergético. En esas condiciones, empezamos a padecer los molestos apagones. Incluso, para disminuir esos apagones tuvimos que cerrar o limitar un poco el nivel de actividad productiva, un grupo de actividades de la economía”.

14.- “Y como parte de estas mismas limitaciones en divisas, empezamos a no disponer de determinados insumos y materias primas para procesos productivos importantes. Y la poca divisa que tenemos, la tenemos que dedicar a comprar combustible, cuando antes no teníamos que hacer ese gasto porque teníamos otros mecanismos de solución de este problema. Aumentan los precios en el mercado internacional, porque también en esto está la crisis multidimensional que sufre el mundo; están los efectos del cambio climático, y nosotros hemos sido afectados por intensas sequías, por intensas lluvias y también por huracanes que han provocado muchos daños a la economía. Todo eso creó un ambiente de escasez de medicamentos, escasez de alimentos, escasez de combustible, problemas en el transporte. Y va incidiendo también en nuestros programas sociales y en el bienestar de la población, y todo eso va construyendo una realidad muy compleja”.

15.- “En el primer mes del año 2020, solo cuando quedaban alrededor de ocho o diez días para que Trump abandonara la Casa Blanca, nos incluye en la lista de países «patrocinadores del terrorismo». Y ahí sí, de golpe, todas las agencias bancarias y todas las instituciones financieras nos dejan de dar créditos. Por lo tanto, nosotros hoy somos un país que vive a tenor de la cuenta corriente, o sea, lo que ingresaste esta semana, cómo lo distribuyes entre una cantidad tremenda de prioridades que tiene el país que no pueden ser cubiertas con los ingresos de una sola semana”.

16.- “Por lo tanto, se nos empiezan a afectar las disponibilidades de divisas y ya no tenemos la misma capacidad para lograr cubrir y honrar nuestros compromisos de pago de dividendos a entidades extranjeras, de pago de deudas a países o empresas. No podemos desarrollar la actividad económica con toda la intensidad y las capacidades que poseemos y que necesitamos para ofertar los bienes y servicios; se nos crea un desbalance tremendo entre oferta y demanda y, entonces, se incrementan los precios y aparece la inflación en una magnitud muy grande”.

17.- “Por otra parte, no tenemos la disponibilidad de divisas para operar un mercado cambiario estatal legal de manera eficiente y, por lo tanto, se nos crea un mercado ilegal, paralelo, que manipula también la tasa de cambio y que casi se convierte en un elemento que impone los precios y que también contribuye al tema de la inflación. En esas condiciones llegó la covid-19, que afectó al mundo entero. Y desde nuestra visión humanista de Revolución, en tiempos de covid-19, nuestro principal objetivo fue salvar la vida de las personas. Por lo tanto, una parte importante de todos los esfuerzos y de la poca divisa que entraba al país se puso en función de salvar la vida de la población”.

Santiago de los Caballeros,

30 de mayo de 2024.

Más vistas
Recientes